La responsabilidad es de la  FCC, pero también del Congreso  aprobar una ley que defina claramente el alcance de la neutralidad de la red. [Fuente de la imágen:  Daily Tech]

La responsabilidad es de la FCC, pero también del Congreso aprobar una ley que defina claramente el alcance de la neutralidad de la red. [Fuente de la imágen: Daily Tech]

El fin de un cuarto de siglo a las libertades en el Internet así como un golpe bajo al espíritu innovador de los Estado Unidos son inminentes si los directivos de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) continúan con su propuesta de revertir la neutralidad en la red.



Para algunos existe la falsa idea que la World Wide Web fue inventada por los norteamericanos. No es así. Ciertamente los primeros experimentos para crear la red se originan en este país alrededor de los 60’s pero Internet y red no son sinónimos. Cuando usted escucha a alguien decir “busca en el Internet”, lo que realmente hace esta persona es utilizar la red que no fue ni de cerca desarrollada por los gringos sino por europeos en el Instituto CERN, en Ginebra, en 1989.

El hombre que merece el mayor crédito es el inglés Tim Berners-Lee, sin embargo siempre se olvida de otra persona que jugó un papel preponderante en la creación de la red y es el belga Robert Cailliau.

En cuanto a proveedoras de servicio de internet, son los EE.UU quienes dominan el mercado mundial. Siete de los 10 más importantes (clasificación debida a ganancias) operan en Norteamérica: Amazon, Google, eBay, Facebook, Priceline, Yahoo y Salesforce. Noten que no hay presencia europea y los otros tres puestos están ocupados por dos corporaciones chinas y una industria japonesa.

Quieren acabar con la Neutralidad en la Red

El término neutralidad en la red o Net Neutrality fue creado por Tim Wu, un profesor de medios en la Universidad de Columbia allá en el 2003; y, en esencia dice que los proveedores de servicios de internet (ISPs por sus siglas en inglés) y los gobiernos nacionales deberían tratar todos los datos en el Internet por igual, sin discriminar o dar trato preferencial a ningún usuario, contenido, sitio web, plataforma, aplicación, tipo de dispositivo conectado, y modos de comunicación.

En pocas palabras el término significa que el Internet debe permanecer abierto y gratuito para todo el mundo, sin discriminación de ningún tipo.

En la práctica significa que cuando usted visita un sitio web, la companía proveedora del servicio telefónico o del cable que son los que proveen su servicio de internet no deben intervenir en dicho acceso. La información debe ser transmitida de forma rápida y sin discriminar su contenido.

Este principio está bajo ataque. El pasado 15 de mayo el principal en la FCC, Tom Wheeler, un intermediario de la industria de las telecomunicaciones en Washington, propuso controversiales nuevas regulaciones (lea con cuidado):

Los proveedores de servicios de Internet podrían dividir el flujo de tráfico por niveles, ofreciendo así un trato prioritario a las grandes empresas capaces de pagar tarifas más altas. Eso significaría una línea rápida para los ricos y un camino polvoriento para los otros, causando así daño tanto a las pequeñas empresas como a los usuarios. Un gran revés al invento de Berners-Lee y Cailliau.

La Comisión Federal de Comunicaciones conseguiría hacer esto mediante la reclasificación de los servicios de banda ancha en el todo o en partes, de un ‘servicio de información’ a un ‘servicio de telecomunicaciones’. Esta reclasificación le daría a la FCC la autoridad para tratar los ISPs como servicios públicos, lo que abriría la puerta para la regulación de la ampliación de la red, los servicios de banda ancha y la discriminación reglamentada de precios.

Dicho de otra manera, la web se convertiría en algo similar a la televisión por cable y solo algunos oligarcas controlarían el acceso a la misma, lo que hoy en día hacen Ted Turner y Rupert Murdoch disfrazados de pacifistas en zapatillas de deporte y gorras de béisbol. No como los gigantes del Internet lo proponen.

Y no se sorprenda que el gobierno de EE.UU., a través de hombres de negocios flexibles, pueda censurar eficazmente los sitios de noticias y blogs que no sean pro-EE.UU, al reducir sus velocidades de conexión a niveles tan bajos como para que su salida no se pueda ver, ni leer.

Internet como utilidad pública

Aunque el concepto de neutralidad en la red parece complejo, la solución es simple: Debemos clasificar el acceso de banda ancha como una utilidad pública, sí. Pero los proveedores de Internet deben ser considerados proveedores comunes, al igual que las compañías de teléfonos celulares actúan para el acceso de voz, que no se les permite bloquear o degradar el servicio.

Solo quedan unos pocos días hasta el 15 de julio fecha en la cual la FCC cierra el ciclo de recolección de comentarios y sugerencias. Si necesita tomar otras acciones visite Save the Internet.

Después del 15 de julio lo que sigue son 60 días para las respuestas a los comentarios y las sugerencias. Y usted desde donde se encuentra también puede contribuir para seguir teniendo un Internet Abierto. Exija que se cumpla la orden ejecutiva 13563. La FCC espera tener una decisión final para fines de este año.