El alerón Cola de Pato del Porsche 911 primero fue criticado, pero finalmente se convirtió en un ícono

En Octubre de1970 un ingeniero aeronáutico de 26 años, Tilman Brodbeck, se incorporaba a Porsche y tiempo después, junto con Hermann Burst, se convirtieron en los diseñadores del alerón Entenbürzel o «Cola de Pato» del Porsche 911 RS 2.7.

Los responsables de ventas cuando lo vieron a este Porsche por primera vez lo miraron con recelo, no estaban convencidos de vender las 500 unidades del 911 RS 2.7 que necesitaban vender.  Es más, solo pensaban que no podrían vender más de cien unidades.

Según Porsche, comentando sobre la situación anterior Tilman Brodbeck como bromeando dijo “Sí, desde luego aquello no era ningún piropo«.  Además, Brodbeck, que hoy tiene 79 años, también explica el problema que tenían con los vehículos como el 911: “Por aquel entonces, el 911 y muchos otros coches tenían un diseño muy característico: eran planos por abajo, abovedados por arriba y terminaban en punta en su extremo posterior. Este tipo de forma genera elevación”.

Porsche 911 Carrera RS 2.7
Imagen Porsche

De acuerdo con Porsche, si no hubieran creado ese alerón, el 911 RS 2.7 nunca podría haver alcanzado la velocidad en las curvas a las que podían llevarlo su chasis y motor, pero los ingenieros a la vez se dieron cuenta de las implicancias negativas que tendría un alerón en la parte trasera de este vehículo.  Fue una ardua discusión, pero al final terminó convenciendo a los expertos, tanto de ventas, como así también a los diseñadores, que finalmente crearon este alerón «Cola de Pato».

Previamente, habiendo probado el vehículo en el túnel del viento, los ingenieros entendieron que la única solución era incluir un elemento que contrarrestara esa fuerza ascendente que se generaba por la aerodinámica del prototipo.  Es por eso por lo que primero crearon un alerón de prueba, diseñado con planchas finas de meta y alambre.

Los resultados en los primeros dos días de pruebas fueron sorprendentes, consiguiendo reducir el coeficiente de elevación C en dos tercios, lo que es mucho más que estupendo.  La velocidad máxima con este alerón provisional subió a los 240 kilómetros por hora, un incremento de 4,5 kilómetros por hora, algo que en esa época era algo impactante, aunque hoy parezca muy poco.

Porsche 911 Carrera RS 2.7
Imagen Porsche

Todas estas críticas, argumentos y demás, llevaron a la inclusión definitiva del alerón.  Finalmente, los miedos de los encargados de venta y otros dentro de la marca, fue nada más que eso, ya que finalmente pudieron vender los 500 vehículos que se habían propuesto como objetivo, mucho más rápido de lo que esperaban en ese momento, algo que también ayudó a la homologación del Porsche 911 Carrera RS 2.7 en el Grupo 4

Este alerón Cola de Pato, pronto se convirtió en un elemento aerodinámico muy novedoso para los coches de calle.  Este diseño figura con el número 2238704 en el Registro de Patentes de Alemania (5 de agosto de 1972).

Síguenos en las redes sociales para estar al día con todas las noticias, cursos gratuitos y demás artículos interesantes. Aquí te dejamos varias opciones:

* En Twitter, nos encuentras como @Geeksroom.
* Para vídeos, suscríbete a nuestro canal de Youtube.
* En Instagram, disfruta de nuestras imágenes.
* También podrás disfrutar de Geek's Room a través de Pinterest.