El prototipo Škoda Vision X, a ser presentado en Ginebra, incluye propulsión de GNC, gasolina y eléctrica

Durante el Salón Internacional del Automóvil de Ginebra 2018 (6-18 de marzo), la automotriz de la República Checa Škoda Auto presentará un prototipo que combina 3 tipos de propulsión: GNC, gasolina y eléctrica: el Škoda Vision X.

Este prototipo de SUV urbana incluye un lenguaje de diseño más desarrollado y un sistema híbrido de nueva configuración que con un motor de GNC/eléctrico, ofrece potencia inmediata (dispone de un par motor de 70 Nm en posición parada), más agilidad y por supuesto bajas emisiones de CO2 (89 g/km). En cuanto a la tracción, según las necesidades puede utilizar delantera, trasera o total.

Škoda Vision X



Su motor de combustión interna es un 4 cilindros turboalimentado TSI G-TEC de 1.5 litros, especialmente diseñado para ser usado con gas natural comprimido (GNC). El motor de GNC ofrece una potencia de 96 kW (130 CV) y un par motor de 250 Nm.

La unidad de propulsión de GNC se ocupa de mover el eje delantero y quien se ocupa del eje trasero es el motor eléctrico, el cual se activa de acuerdo a las necesidades.  El motor eléctrico es el que ofrece la potencia adicional (arranque o mejorar el agarre en superficies blandas o terreno desnivelado).  Ahora no incluye una batería que le permitirá viajar por muchos kilómetros.  El motor eléctrico es complementario, por lo que la batería de ion de litio (48 voltios) solo le ofrece una autonomía de 2 kilómetros cuando el vehículo solo es propulsado por electricidad.  El motor de GNC cuenta con dos tanques, uno ubicad debajo del asiento trasero y el otro detrás del eje trasero.

Škoda Vision X

La batería de ion de litio se recarga gracias a la recuperación durante la conducción: frenadas y rodaje.  Este vehículo convierte la energía cinética en energía eléctrica, y usa esta energía para la conducción.  Además este sistema de batería ofrece otras ventajas como el bajo peso, una mayor capacidad y un precio más asequible.

El Škoda Vision X es el primer vehículo de la automotriz de la República Checa con tracción total sin árbol de transmisión, algo que le quita el peso que tendría con un árbol de transmisión, lo que a su vez le permite rebajar el consumo.  Este SUV no tiene un solo motor eléctrico, posee dos que ayudan al propulsor de GNC.

La tracción total consiste en el motor de combustión, equipado con uno de los motores eléctricos, accionamiento por correa de arranque y alternador (BSG) y por supuesto el otro motor eléctrico encargándose de la tracción trasera.

El Škoda Vision X tiene una autonomía de 650 kilómetros gracias al depósito de gasolina de reserva adicional.  En cuanto a aceleración, a esta SUV para llegar a los 100 kilómetros por hora desde cero, le toma aproximadamente 9,3 segundos y su velocidad máxima es de 200 kilómetros por hora.