Quién dice que el WP7 hará verse ‘caótico’ al Android?

Brian X. Chen lo ha escrito.

No nos equivocamos al manifestar que ha sido un buen día para el Windows Phone 7. Su anuncio a atraído la atención de los medios en todas las áreas, me atrevo a comparar con la atención que se le brindó en su oportunidad al iPhone 4.


Temprano y mientras la conferencia transcurría en New York, este blog estuvo informando sobre los más importantes anuncios realizados en torno al WP7.

En norteamérica los smartphone podrán ser obtenidos en noviembre 8, mientras que en Europa y Asia estarán disponibles en al menos diez teléfonos. En total el alcance inmediato del WP7 será de 30 países.

La sentencia de Chen es contundente. Lo que Microsoft está haciendo bien, Google lo está haciendo mal. Y se refiere estrictamente al Android y al WP7.

Microsoft establece los estándares para el hardware a construirse y en donde correrá su WP7. Eso significa al igual que el iOS, control de calidad. Muy diferente al procedimiento que Google mantiene. Ellos se preocupan por codificar un sistema operativo — Chen se olvida mencionar que Android es un software libre— y dejan que los fabricantes de celulares hagan lo que ellos más les convenga.

Microsoft tiene unos 60 operadores móviles para atender a sus clientes y como se trata de un nuevo sistema operativo, también tienen nuevos centros para testear los teléfonos en los que se instalará WP7. Quieren asegurarse que las pantallas táctiles así como los sensores en esos teléfonos estén trabajando perfectamente.

El control y la estadarización mitigará de laguna forma la necesidad de terceros a la hora de desarrollar aplicaciones. Los que gustan jugar con ellas saben que tienen el respaldo de dinero y prestigio y aunque en otros casos (Xbox 360 por ejemplo) los desarrolladores no han sentido curiosidad ni ganas en principio, han terminado por adherirse y dar rienda suelta a su intelecto.

Esto significa que pronto el WP7 tendrá todo un equipo de desarrolladores trabajando en aplicaciones nuevas que es lo que a los primeros usuarios del iPhone precisamente les empujó a adherirse a ese sistema operativo. Cada codificador puede desarrollar bajo W7, la misma aplicación para un gran número de marcas de celulares sin mayor esfuerzo.

Las oportunidades de que tu aporte al WP7 (aplicación) sean presentadas en un anuncio de TV como el Superbowl por ejemplo, son mejores con Microsoft que con ninguna otra plataforma móvil.

Google por el contrario no somete a los fabricantes de celulares a ese riguroso proceso de calidad. Las consecuencias ya se han empezado a notar: Unas pantallas táctiles trabajan mejor que otras, algunas aplicaciones solo trabajan en una versión de Android, pero no en otra, y algunos fabricantes están cargando tu Android con cantidad de bloatware

Como Apple y Microsoft tienen similares capacidad financieras para una lucha de mercado, la pregunta que queda por responderse es, se convertirá Windows Phone 7 en un real competidor del iOS?

Esperamos sus respuestas.

[Fuente Gadget Lab]