torre-eiffel



Antoine Leiris es un periodista de la publicación France Bleu, quien el viernes pasado sufrió la perdida de su esposa, asesinada por los terroristas de ISIS, les escribió una conmovedora y desafiante carta a través de su espacio en Facebook, en la que entre otras cosas dice que el y su pequeño hijo de 17 meses de edad no vivirán con miedo por ellos.

La esposa de Leiris fue asesinada el viernes por la noche, mientras se encontraba en la sala Bataclan, donde había ido a presenciar el recital de la banda de rock Eagles of Death Metal.

La carta la pueden leer a continuación,

“ustede no tendrán mi odio”

El viernes por la noche robaron la vida de un ser de excepción, el amor de mi vida, la madre de mi hijo, pero no tendrán mi odio. No sé quiénes son y no quiero saberlo, ustedes son almas muertas.

Si ese Dios por quienes ustedes matan ciegamente nos ha hecho a su imagen, cada bala en el cuerpo de mi mujer es una herida en su corazón.

Entonces no te voy a dar la satisfacción de odiarlos. Obviamente ustedes lo quieren así, pero responder al odio por la ira sería ceder a la misma ignorancia que ha hecho de ustedes lo que son.

Ustedes quieren que tenga miedo, que mire a mis conciudadanos con ojos desconfiados, que sacrifique mi libertad por la seguridad. Ustedes han perdido. Mismo jugador juegará otra vez.

La vi esta mañana. Por fin, después de noches y días de espera. Ella estaba tan hermosa como cuando ella partió el viernes por la noche, tan hermosa como cuando locamente me enamoré de ella hace más de 12 años.

Por supuesto estoy devastado por el dolor, les concedo esta pequeña victoria, pero será de corta duración. Sé que ella nos acompañará cada día y que nos encontraremos en el paraíso con las almas libres, al que ustedes nunca tendrán acceso.

Somos dos, mi hijo y yo, pero somos más fuertes que todos los ejércitos del mundo. No puedo perder más tiempo en ustedes, ya que tengo ir con melvil (su hijo) que ya se despiertó de su siesta. El solo tiene 17 meses, el va a comer su merienda como todos los días y luego iremos a jugar como todos los días y toda su vida este pequeño niño los insultará siendo feliz y libre.

Porque ustedes tampoco tendrán su odio.