nueva-zelanda-flag



Fue un debate que duró cinco años, pero al final Nueva Zelanda ha prohibido cualquier patente de software, con lo cual están impulsando de manera importante la utilización de software libre y la mejora en lo que respecta a innovaciones tecnológicas que favorezcan a todos sus ciudadanos.

El debate sobre registro de patentes de software comenzó en 2008, siendo dos años más tarde cuando el Comité de Comercio de aquel país recomendó que se prohibiera patentar cualquier aspecto relacionado con software. Sin embargo, en agosto de 2012 el proceso de eliminación de dichas patentes se detuvo.

Después de poco más de un año la Ley de Patentes ha sido modificada, en gran medida porque 94% de los miembros del congreso estuvieron de acuerdo con la eliminación de las patentes de software, lo que indica casi una aprobación por unanimidad, de modo que el Ministro de Comercio no tuvo más alternativa.

Craig Foss, Ministro de Comercio, indicó que las patentes no funcionan para cuestiones de software porque solamente impiden el desarrollo tecnológico, ya que es imposible para las empresas de tecnología generar nuevo software sin violar alguna de las millones de patentes ya existentes en el sector.

Además, Foss declaro que los sistemas de patentes pertenecen al siglo pasado y que si un país quiere innovar entonces debe eliminar las patentes de software. Ojalá que este sea un ejemplo para otras naciones desarrolladas, donde las demandas por patentes consumen muchos recursos que podrían ser invertidos en mejoras tecnológicas.

[Vía Alt1040]