Siempre me han parecido absurdos los abusos que las autoridades cometen contra una violación menor de una regla, y curiosamente cuando tienen a un delincuente de alta peligrosidad lo protegen más que al mismo papa.

El caso que verán a continuación ocurrió en el 2009, cuando en una discoteca de Denver un chico llamada Shawn Johnson, fuese expulsado de la misma por entrar a orinar en el baño de chicas (cosa que no comparto), pero que tampoco creo que fuese necesaria una detención tan violenta por parte de los agentes policiales.

Lo peor es que su colega de fiesta esa noche, estaba solicitando asesoramiento a su padre por el móvil, cuando de pronto uno de los agentes se acerco y le propino una paliza, acaso no tenemos derecho a hablar libremente en la calle?. Bueno aunque el joven del móvil gano la demanda por 17.500$, y los agentes fueron despedidos por violencia extrema.

Imaginen si por una mala pasada de un policía haciendo uso de un simple uniforme, te deja ciego o invalido, da igual el dinero y una sanción, porque la persona no estaba haciendo nada ilegal solo llamando, así que ya saben mejor no lo hagas cerca de la policía no vaya ser que te lleves una paliza de gratis!!! :-\

Aquí el vídeo:

[Fuente Gizmodo]


No olviden seguirnos y comentar en Facebook.


¿Te gustó? Compartilo con tus amigos!