En general, las oficinas de los hombres son más sucias que las de las mujeres

En el otoño del 2007, investigadores de la Universidad de San Diego, tomaron muestras de bacterias en oficinas de New York, San Francisco y Tucson, Arizona.

El estudio comprendió 3 edificios por ciudad y en cada uno tomaron muestras de 10 oficinas.  En total tomaron 450 muestras de bacterias de sillas, teléfonos, teclados de ordenadores, escritorios y otros elementos de oficina, además de tomar nota del sexo de la persona que ocupaba la oficina.


Lo curioso es que el ratón, el teclado y el desktop resultaron mucho más limpios que las sillas y teléfonos.Luego de analizar las muestras, encontraron más de 500 grupos de bacterias y las más abundantes fueron de la piel humana y de las cavidades nasal, oral y de los intestinos.

Según uno de los investigadores, Scott Kelly, Las superficies de las oficinas ocupadas por los hombres tendían a tener más células bacterianas y más abundancia de células que los habitados por las mujeres.

Los investigadores tienen dos teorías para explicar esto último.  La primera es que los hombres al ser más grandes que las mujeres, tienen más superficie para tener más bacteria y por ende, mucha más bacteria para dejar en las superficies de los elementos de las oficinas.

La segunda se basa en estudios previos que directamente dicen que los hombres son más sucios que las mujeres.  Esos estudios sostienen que los hombres no se lavan las manos, ni se cepillan los dientes, tanto como las mujeres.

De las tres ciudades, San Francisco fue la ciudad más limpia.

El estudio fue publicado el 30 de Mayo pasado en el sitio de ciencia PLoS ONE.

[Fuente Live Science]