Carta Abierta de los Ingenieros del Internet al Congreso de los EE.UU.

El día de hoy, un grupo de 83 prominentes inventores e ingenieros del Internet enviaron una carta abierta a los miembros del Congreso de los Estados Unidos, declarando su oposición a los proyectos de ley conocidos como SOPA y PIPA, mismos que se discuten en la Cámara de Representantes y el Senado respectivamente.

En tal vez uno de los elementos clave en la carta, los ingenieros escriben, “[SOPA y PROTECT IP (o PIPA) ] darían lugar a la censura que a la vez será eludida por los infractores deliberadamente, mientras que obstaculizarían el derecho de las partes inocentes y su capacidad de comunicarse y expresarse en línea.”


Los ingenieros también dan cuenta que la censura, inevitablemente, va a crear una serie de errores de red y problemas de seguridad, como es el caso de China, Irán y otros países donde la censura es un fenómeno generalizado. Sin olvidar el secuestro de algunos sitios por parte de DHS/ICE.

El texto de la Carta es la siguiente:

Nosotros, los abajo firmantes, hemos jugado varias partes en la construcción de una red llamada Internet. Nosotros escribimos y depuramos el software; nosotros definimos los estándares y protocolos que hablan sobre esa red. Muchos de nosotros inventó partes de ella. Sólo estamos un poco orgullosos de los beneficios sociales y económicos que nuestro proyecto, el Internet, ha traído consigo.

El año pasado, muchos de nosotros le escribimos a usted y a sus colegas para advertirles sobre la propuesta de ley sobre derechos de autor y de censura “COICA“. Hoy día, nos dirigimos de nuevo para reiterar nuestra preocupación acerca de SOPA y PIPA derivativos de la ley del año pasado, que están bajo consideración de la Cámara de Representantes y el Senado. En muchos aspectos, estas propuestas son peores que las que nos alarmarmamos de leer el año pasado.

Si se aprueba cualquiera de estos proyectos de ley, estos van a crear un ambiente de miedo e incertidumbre tremendas para la innovación tecnológica, y perjudican gravemente la credibilidad de los Estados Unidos en su rol como administrador clave de la infraestructura del Internet. A pesar de las recientes modificaciones a SOPA, ambos proyectos de ley correrán el riesgo de fragmentar el sistema mundial de nombres de dominio (DNS) del Internet y tienen otras consecuencias técnicas caprichosas. A cambio de esto, esta legislación daría lugar a la censura que a la vez será eludida por los infractores deliberadamente, mientras que obstaculizaría el derecho de las partes inocentes y su capacidad de comunicarse y expresarse en línea.

Todos los esquemas de censura impactan la libre expresión más allá de la categoría a la que tenían por objeto restringir, pero estos proyectos de ley son particularmente graves en ese sentido ya que ocasionan que dominios enteros desaparezcan de la Web, no sólo los sitios o archivos en infracción. Peor aún, una increíble variedad de sitios útiles, respetuosos de la ley, pueden ser incluidos en listas negras bajo estas propuestas. De hecho, parece que esto ya ha comenzado a suceder en el naciente programa de secuestro de sitios del DHS/ICE.

La censura de la infraestructura del Internet, inevitablemente producirá errores de red y problemas de seguridad. Esto es cierto en China, Irán y otros países que censuran la red hoy en día, serán tan ciertos como la censura norteamericana. Es igualmente cierta, independientemente de si la censura se lleva a cabo a través de DNS, servidores proxy, servidores de seguridad, o cualquier otro método. Los tipos de errores de red y la inseguridad a la que nos enfrentamos hoy en día se harán más amplias, y afectarán a sitios distintos a los incluidos en las listas negras por el gobierno estadounidense.

Los proyectos de ley actuales – SOPA explícita y PIPA implícitamente – también amenazan a los ingenieros que construyen los sistemas de Internet u ofrecer servicios que no son fácilmente y automáticamente compatibles con las acciones de censura por parte del gobierno de los EE.UU. Al diseñar la Internet por primera vez, nuestras prioridades fueron la robustez, fiabilidad y minimalización de los puntos centrales de error o de control. Nos alarma el hecho de que el Congreso esté tan cerca de ordenar el cumplimiento de la censura, como un requisito de diseño para la innovación del nuevo Internet. Esto sólo puede dañar la seguridad de la red, y dar a los gobiernos autoritarios más poder sobre lo que sus ciudadanos pueden leer y publicar.

El gobierno de EE.UU. regularmente ha afirmado que apoya un Internet libre y abierto, tanto a nivel nacional y en el extranjero. No podemos tener un Internet libre y abierto a menos que su sistema de nombres y enrutamiento se sitúen por encima de las preocupaciones políticas y objetivos de cualquier gobierno o industria. Hasta la fecha, el papel de líder que los EE.UU. ha jugado en esta infraestructura ha sido bastante incontrovertido ya que Estados Unidos es visto como un árbitro confiable y un bastión neutral de la libre expresión. Si los EE.UU. comienza a usar su posición central en la red para censurar en favor de sus avances en su agenda política y económica, las consecuencias serán de largo alcance y destructivas.

Senadores, diputados, creemos que la Internet es demasiado importante y demasiado valiosa como para estar en peligro de extinción de esta manera, y les imploramos pongan a un lado estos proyectos de ley.

La firman Vint Cerf, Paul Vixie, Tony Li, Steven Bellovin, Jim Gettys, entre otros.

[Fuente Electronic Frontier Foundation][Imagen de Withfriendship]



One Response

  1. HECTOR 5 febrero 2012