Europeos en la RED

”Este artículo ha sido escrito por Manuel Martinez Aroca, jurista español, amante de su Barcelona, entusiasta de Twitter e interesado en historia, relaciones internacionales y nacionales también, además de ser un Geek curioso, al que le gusta compartir sus conocimientos con los demás.  Es un gusto compartir con ustedes su opinión en este delicado tema como es el de la suplantación de identidad en redes y la solución española, junto con su investigación y resultado.  Lo pueden encontrar en Twitter @ManelFMartinez“ 

Parece que el usuario europeo de Internet se preocupa mucho más por la protección de sus derechos en la red, hasta el punto que la Unión Europea regula de forma muy restrictiva en esta materia.

Es más se trata de concretar cuales son los extremos que más interesan y afectan a sus ciudadanos para proceder a una regulación al día y activa de la materia.


Efectivamente la Comisión Europea (órgano ejecutivo de la Unión Europea) presentó los resultados de una encuesta del Eurobarómetro especial sobre la preocupación de los ciudadanos de la UE en materia de protección de datos, privacidad e identidad electrónica en la Red. Aspectos, donde se pone de manifiesto que el 74% de los europeos consideran la revelación de datos personales por Internet como una parte creciente de la vida moderna. Sobre todo, se entiende, en materia de información personal, los datos financieros, la información y los números del documento de identidad.

El informe distingue entre dos tipos de usuarios de Internet: de una parte, los usuarios de redes sociales, y de otra, usuarios de comercio electrónico. La encuesta indica que el 60% de los europeos que usan Internet (porcentaje que representa el 40 % del total de ciudadanos de la UE) compran y venden artículos en línea y usan redes sociales. En estos lugares, cerca de un 90 % de los ciudadanos europeos revelan datos personales biográficos, la mitad revela información social y un 10 % información delicada.

Actualmente, la revelación de datos personales en línea por parte de los ciudadanos de la UE consiste en sus nombres, direcciones postales, números de teléfono móvil, nacionalidades —y para los compradores por Internet— también los datos bancarios.

La principal razón que lleva a revelar información es para acceder a servicios online. La encuesta también ha puesto en evidencia que un 43% de los usuarios de Internet afirman que les han solicitado más información personal de la necesaria cuando intentaron acceder o utilizar algún servicio online. En este contexto, la mayoría de los entrevistados que ha revelado información personal en Internet sienten que controlan parcialmente sus datos, mientras que sólo el 26% de los usuarios de redes sociales creen que tienen el control total sobre sus datos, porcentaje que se sitúa en el 18% por ciento en el caso de los compradores de bienes o servicios en línea.

Entre las estrategias más usuales para proteger la privacidad, se encuentran herramientas para evitar la recepción de correos electrónicos no deseados —spam— (42 %); comprobar que la transacción efectuada está protegida o el sitio web cuenta con un logo o etiqueta de seguridad (40 %), o emplear software para neutralizar ataques espía (39 %).

Los ciudadanos europeos no muestran mucha confianza en las empresas. Menos de la tercera parte confían en compañías de teléfonos, teléfonos móviles y proveedores de servicios de Internet y sólo una quinta parte confía en compañías de Internet como motores de búsqueda, redes sociales y servicios de correo electrónico. En esta línea, la mayoría se muestra preocupada porque los datos procesados por las compañías puedan ser usados para un propósito distinto para el cual fueron recogidos y afirman que debería requerirse su aprobación cada vez que se traten datos personales; además quieren ser informados si esos datos se pierden o son robados.

En relación con el llamado derecho al olvido, una clara mayoría de ciudadanos europeos (un 75%) quieren poder borrar su información personal de un sitio web siempre que decidan hacerlo.

Una de la reclamaciones más repetidas por los internautas es que las políticas de privacidad de los servicios prestados por Internet son largas y de difícil comprensión. Curiosamente un 62 % de los encuestado se encuentra en uno de estos cuatro supuestos: no comprende, no lee, no consigue encontrar o no tiene en cuenta estas declaraciones de privacidad. Por el contrario, los que sí leen estas cláusulas, adoptan una actitud más cautelosa respecto de sus datos.

Uno de los principales objetivos a incluir por la Comisión en la reforma de la normativa de protección de datos de la UE es precisamente un endurecimiento de las normas, para que los proveedores aumenten la transparencia del funcionamiento de sus servicios y garanticen la implantación de unas adecuadas medidas de seguridad.

Los europeos tienen claro la regulación que debería ser implantada para prevenir que las compañías usen datos personales sin el consentimiento de los titulares: principalmente piensan que tales compañías deberían ser multadas; debería prohibírseles el uso de esos datos en el futuro, o que se les debería forzar a compensar a los afectados. Finalmente, casi 90% consideran que su información personal estaría mejor protegida en el ámbito de las grandes compañías si éstas estuvieran obligadas a tener un responsable en materia de protección de datos.

La propia Vicepresidenta y Comisaria de Justicia de la Unión Europea, Viviane Reding ha señalado al actualizar las normas en materia de protección de datos, los ciudadanos tendrán el derecho —y no sólo la posibilidad— de retirar el consentimiento para que se procesen sus datos.

Suena muy bien, ¿no?

Fuente: SPECIAL EUROBAROMETER 359

Attitudes on Data Protection and Electronic Identity in the European Union
REPORT
Fieldwork: November – December 2010
Publication: June 2011

 

Manuel Martinez Aroca