Ostentar poder y representatividad viene acompañado de altos niveles de estrés.

No es nuevo que los baboons no solo que son genéticamente muy parecidos a los seres humanos, sino que al igual que estos últimos, estos monos viven en sociedades altamente complejas.

El estudio de 125 baboons machos adultos sobre la cuenca del Amboseli en Kenia, durante nueve años, ha sido presentado durante esta semana. En Life at the Top: Rank and Stress in Wild Male Baboons, bajo la dirección de Laurence Gesquiere, un investigador en pasantía por el Departamento de Ecología y Biología Evolutiva de la Universidad de Princeton , se ha demostrado que el rango social existe a costa de un precio: el estrés.


Gesquiere trabaja en el laboratorio de la profesora emérita Jeanne Altmann. Las historias individuales y de conducta de los baboons en estudio se han recogido por un periodo de 4 décadas y han sido elaboradas por el grupo de investigación de Altmann.

Aquellos que detentan el poder e influyen en los demás son más propensos a llevar una vida estresada. Esto debido a que a muchos de nosotros nos encantan esas características sociales. No vienen solas. Tienen un costo y ese es el estrés y la consiguiente temporalidad en el poder y de igual manera el padecimiento de salud presente y futura, variables determinantes para supervivencia del hombre.

Los baboon alfa, experimentan mayor estrés que aquellos beta. Esto debido a que estos machos necesitan mayor energía para mantener su rango. Los descubrimientos tienen implicaciones importantes en la escala social y en el impacto del control y dominio social basado en las condiciones de salud y del buen vivir, un tema de gran interés para los investigadores que tratan de entender al hombre y a otros animales.

Susan Alberts es co-autora del estudio y profesora de Biología de la Duke University. La académica cree que por décadas hemos conocido que los baboon alfa machos tienen ventajas a la hora de reproducirse, pero según Alberts, estos resultados muestran que vivir en la cúspide social tiene reales desventajas y que ser un macho alfa tiene sus costos.

“Los baboons son posiblemente buenos modelos para proporcionar información en la identificación de la posición ideal en una sociedad compleja bajo diferentes condiciones”, ha dicho Altmann respecto de los beneficios del estudio en torno a la investigación de la conducta humana. Los seres humanos también viven en sociedades estratificadas, y el estatus social es bien conocido por estar asociado con algunas pero no todas las condiciones de salud en los seres humanos, concluyó.

Para los que gustan de la socio-psicología, pueden seguir los trabajos de este equipo en Princeton. En adición a la contribución de Gesquiere, Alberts y Altmann, el reporte incluye a otros miembros del laboratorio de Jeanne Altmann: especialista en investigación, Niki Learn; Patrick Onyango, con un Ph.D.recibido solo en mayo; y la ex-asistente de laboratorio Carolina Simao.

La investigación recibió el soporte económico de National Science Foundation, el National Institute of Aging y el National Institute of Mental Health. de los Estados Unidos.

[Fuente Princeton University][Imagen CC Arno & Louise]



También te puede interesar: