Posibilidad de signos de vida extraterreste encontrados en meteorito. [Ciencia]


Fotografía tomada por un microscopio con escaneo de electrones del meteorito CI1.

Al menos eso es a lo que invita el Dr. David Marais, un astrobiólogo con el Centro de Investigación AMES de la NASA —una posibilidad. Debemos hablar solamente de una posibilidad de signos de vida extraterestre, dice con toda precaución el científico al referirse a los hallazgos de un colega suyo cuyos estudios muestran una clase muy rara de meteoritos conocidos como CI1 carbonaceous chondrites (similar a la bacteria gigante Titanospirillum velox) — de los cuales al momento solo nueve son identificables en el planeta tierra.

Si ese estudio pasa los rigurosos procesos de verificación científica que reclama, significa que no estamos solos en el universo y que formas extraterrestres de vida pueden tener varias cosas en común con la vida que llevamos en la tierra y hasta más comunes de lo que pensamos.

El estudio reposa en la edición impresa de marzo de la Revista de Cosmología. En en el reporte, el PhD. Richard B. Hoover, otro astrobiólogo en el Centro de Vuelos Espaciales Marshall de la NASA, revela la existencia de fósiles de vida bacteriana al interior de los meteoritos CI1, restos de organismos vivientes provenientes de sus padres los cometas, lunas y otros cuerpos celestes.


El Dr. Hoover para el efecto, ha debido viajar a áreas remotas de la Antártida, Siberia y Alaska, entre otros lugares. El científico sin embargo advierte que este campo de estudio casi no se ha tocado y que por lo mismo, muchos cientistas en esa comunidad dirán simplemente que eso es imposible.

Después de romper el meteorito el investigador de la NASA, debió utilizar un microscopio de escaneo de electrones y uno de escaneo de electrones de emisión de campo, mismos que le permitieron observar la superficie de la piedra (meteorito) y buscar evidencia de restos fosilizados.

Conociendo que un estudio de tan extraordinaria envergadura, reclama así mismo extraordinaria evidencia, la revista invita a los miembros de la comunidad científica para que analicen los resultados y escriban comentarios críticos por adelantado, eso fue lo que manifestó el Dr. Rudy Schild, un científico del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian y también editor en jefe de la Revista de Cosmología.

“Dado el carácter polémico de su descubrimiento, hemos invitado a 100 expertos y hemos emitido una invitación general a más de 5.000 cientistas de la comunidad científica para examinar el documento y ofrecer su análisis crítico […] No hay otro papel en la historia de la ciencia que haya sido objeto de una depuración a fondo, y nunca antes en la historia de la ciencia, la comunidad científica ha tenido que ofrecer la oportunidad de analizar críticamente un trabajo de investigación importante antes de su publicación,” ha citado la fuente.

La duda metódica hacia nuevos descubrimientos es algo común en la ciencia, especialmente porque hallazgos de esta magnitud a veces terminan corroborándose erróneos. El Dr. Seth Shostak del Instituto SETI dice que de ser cierta esta investigación, sus implicaciones traspasarían las fronteras de la ciencia y la astronomía, y las sugerencias y posibilidades serían indeterminadas.

Por ejemplo, puede que la vida empezó en la tierra y se desarrolló en los cometas que luego aterrizaron sobre la tierra en los primeros días de este planeta. O podría sugerir que la vida no empezó sobre la tierra sino que empezó al mismo tiempo que el sistema solar adquiría forma. Pero estas hipótesis no científicas son solo especulaciones.

El Dr Hoover hace un desafío a los científicos: “Si alguien puede explicar cómo es posible tener restos biológicos que no tienen nitrógeno, o tienen ese elemento bajo las limitaciones que yo tengo, en un periodo de tiempo no menor a 150 años, entonces estoy más que interesado en escuchar sobre eso.”

UPDATE: Como era de esperarse rápidamente han aparecido varios argumentos en contra del trabajo del Dr. Hoover. Pero científicamente no ha sido refutado. Y como cualesquier científico lo sabe, siempre hay que dejar espacio para creer que este descubrimiento (no nuevo) sea cierto. Más aquí.

[Fuente FoxNews]