En una determinación que marca un hito importante para la industria de vehículos autónomos, la National Highway Transportation Safety Administration (NHTSA) notificó a Google  que la computadora de su automóvil autónomo puede ser considerada como el conductor del vehículo bajo las leyes federales de los Estados Unidos.



Esta determinación de la agencia del gobierno se produjo en respuesta al pedido realizado el 12 de Noviembre pasado por Chris Urmson, Director del Proyecto del Vehículo Autónomo de Google, para que la NHTSA interprete el diseño de automóvil autónomo que “no necesita de un conductor humano” propuesto por Google y cómo una serie de disposiciones en las Normas Federales de Seguridad de Vehículos Motorizados se aplicaría a este tipo de vehículos.

En la carta notificando a Google de la determinación, el Jefe Consejero de la National Highway Transportation Safety Administration,  Paul Hemmersbaugh, entre otras cosas contestó lo siguiente,

NHTSA interpretará ‘conductor’ en el contexto en el que Google describió el diseño de vehículo a motor (sistema de auto conducción) y no a cualquiera de los ocupantes del vehículo.

Si bien esto es un paso muy importante para Google, en la carta de la NHTSA respondiendo a Google, la agencia federal también pone de manifiesto los obstáculos legales para colocar vehículos totalmente autónomos en la carretera. Además indicó que algunas regulaciones existentes que requieren de algunos equipos de seguridad en los automóviles, no se pueden obviar de inmediato, como por ejemplo el requisito de los sistemas de frenos controlados por el pie de una persona, cosa que el automóvil autónomo de Google no puede cumplir ya que no tiene pedales de freno, como así tampoco un volante.  Por lo que probablemente en el futuro deban de cambiar estas regulaciones que fueron creadas para otros tipos de vehículos.