Dos investigadores de King College de Londres, crearon un rastreador web basado en Python para indexar una parte de la Dark Web a través de la red anónima TOR, encontrando que la mayoría de los sitios de fácil acceso contiene material ilegal.



El bot que crearon al rastrear un sitio web, cuando encontraba un enlace a otro sitio de la dark web, también tenía la capacidad de seguir el mismo para indexar ese otro sitio.

El rastreador comenzó su trabajo a través de una lista predeterminada de servicios ocultos en Onion City y Ahmia, dos buscadores muy populares de la dark web.

Cuando indexaba un sitio web,  si encontraba enlaces a otros sitios de la dark web, los seguía y también indexaba esos sitios.

En total llegaron a indexar 5.205 sitios y de los mismos descartaron las páginas con menos de 50 palabras y las que no tenían ninguna clase de contenido, quedando 2.723 páginas.

Todo el contenido de esas páginas seleccionadas fue organizado en categorías como por ejemplo pornografía, finanzas y drogas.  Determinando que de las páginas con contenido, el 57% (1.547 sitios) de las mismas alojaba material ilegal.

Si bien el número de páginas indexadas está muy distante de la cantidad de servicios ocultos de la dark web y que de acuerdo al proyecto TOR serían aproximadamente 35.000, la muestra es lo suficientemente representativa de lo que sucede en esa parte oculta de la web.

En el documento final del proyecto llamado Cryptopolitik and the Darknet, cuyo objetivo era la relación entre privacidad y seguridad, los investigadores Daniel Moore y Thomas Rid del King College de Londres, entre otras cosas comentaron lo siguiente,

El resultado sugiere que el uso más común de los sitios en los servicios ocultos de TOR son criminales, incluyendo drogas, finanzas ilícitas y pornografía envolviendo violencia, niños y animales.

Vía | Motherboard

Imagen de portada Pixabay