marriott-hotel-flickr



Después de un año de investigaciones por una denuncia formal llevada a cabo por una persona en Marzo del 2013, en la cual indicaba que su hotspot móvil no funcionaba en el ballroom del Hotel Gaylord Opryland, como así tampoco había funcionado en otro de los hoteles Gaylord, propiedad de la cadena de hoteles Marriott, la FCC (Comisión Federal de Comunicaciones) de los Estados Unidos multó a esta empresa, que tendrá que pagar 600.000 dólares porque en forma intencional y a través de WiFi jammers, interfirió y desactivó la red WiFi en los hoteles Gaylord, los cuales forman parte de una línea que se especializa en conferencias.

La cadena de hoteles Marriott confirmó haber usado un servicio de monitoreo de WiFi que tiene “características de contención”, usadas para prevenir a los usuarios conectarse a travpes de sus redes WiFi personales.

También indican que este sistema enviaba paquetes para desactivar la autenticación en los hotspots WiFi, lo que según la FCC viola sus reglas de Spectrum.  El uso de frecuencias de radio para bloquear los hotspots personales está prohibido por la FCC.

Según reporta GiGaON, aparentemente los hoteles Gaylord utilizaron productos y servicios de la marca Allot NetEnforcer y si bien en la lista de las características de sus productos en su sitio no menciona el WiFi jamming, ofrece algunas características que permiten combatir puntos de acceso no autorizados.

El uso de hotspots personales en algunos hoteles significa un ahorro de dinero para los clientes de esos hoteles, lo que por ende significa dinero que el hotel no recibirá por el servicio de WiFi.  Aunque también, aún con WiFi ofrecido gratuitamente, los hotspots personales ofrecen otros beneficios como por ejemplo y entre otras cosas, acceder a sitios web bloqueados por el hotel.

Imagen Chris