Leyendo Engadget me entero de un hecho que me dejó pensando sobre algo que hace rato viene calando muy dentro de mi y que no es otra cosa que las constantes pifiadas que se mandan los encargados de relaciones públicas en empresas de primer nivel.

El hecho viene de la mano de un email que un usuario de AT&T le envió al CEO de la misma.  Georgio Galante, le envió dos mensajes, en dos semanas al CEO de AT&T, Randall Stephenson.   El primer email fué para solicitarle que cambie la fecha de eligibilidad para poder cambiar su Iphone y requerirle que lanzaran la opción de tethering para el mismo.  El segundo email fué para quejarse sobre los nuevos precios de los planes de DATA que acaba de imponer AT&T.

Hasta ahora, como puede imaginar, dos email comunes de un usuario que esta solicitando algo y que se queja de una acción llevada a cabo por la empresa en forma arbitraria.  Muchas empresas le hubieran contestado que gracias por el email, que tomarían en cuenta sus inquietudes, blah, blah, blah…… pero la gente de AT&T, fue mucho más allá de todo eso y el AT&T’s Executive Response Team llamó  al señor Galante y de buena manera lo “amenazó” en continuar esto por la vía legal y cortarle el servicio si seguía enviando emails al CEO de la empresa.

El final feliz de este hecho tiene como protagonista al señor Galante y su inmediata renuncia al servicio de AT&T, siendo hoy un feliz usuario de Sprint con un nuevo smartphone EVO 4G.

Es algo que no entiendo, como empresas de este tipo, llegar a cometer actos estúpidos como este, especialmente en un país en donde el público no reacciona muy bien ante estas situaciones y no solo lo demuestran con quejas, si no también en acciones que más de una vez provocaron serios daños económicos a más de una empresa.  No digo que esto provocará una desuscripción en masa del servicio.  Pero no es algo que juegue en favor de AT&T.

Vía Engadget

Imagen Vía AppleInsider


No olviden seguirnos y comentar en Facebook.


¿Te gustó? Compartilo con tus amigos!