Dimitar Kerin, un concejal de la ciudad de Plovidv, en Bulgaria, no le prestó atención al jefe del consejo deliberante, Olko Iliev, quién advirtió a todos los miembros del consejo de que no podían jugar más en el horario de trabajo y menos utilizando ordenadores de la ciudad.

Mr. Kerin, desoyendo las ordenes impartidas por el jefe, y movido por su adicción a este juego, que en Facebook es jugado por más de 80 millones de personas, volvió a hacerlo y lamentablemente para él,  fué descubierto, por lo cuál y mediante la votación del consejo, fué destituido de su cargo.

Es evidente que algunos adultos no tienen las prioridades valoradas o tienen la escala de valores morales dada vuelta y este es un ejemplo de los muchos que vemos.   Es tan corrupto el político que roba dinero, como este político que roba tiempo y recursos de la ciudad.  Que nadie me venga a decir que esto es una inocentada, pues no lo es.

Vía Huffington Post


No olviden seguirnos y comentar en Facebook.


¿Te gustó? Compartilo con tus amigos!