La forma como caminamos puede haberse originado no en la tierra sino dentro del agua

Los peces con pulmones o lungfishes son los únicos miembros del grupo llamado lobe-fins, que sobrevive y que se considera el más cercano a los animales que habitan la tierra. Algunos prefieren llamarle “esqueleto viviente” porque conserva sus características desde que apareció hace mas de un centenar de millones de años.

Los peces son considerados así mismo nuestros propios ancestros. Y por supuesto de todos los mamíferos, reptiles, pájaros, anfibios y otros animales cuadrúpedos. Solo el lungfish es uno de los peces que pueden respirar fuera del agua (de ahí su nombre). Se los puede encontrar en Africa, América del Sur y Australia.


Investigadores de la Universidad de Chicago han encontrado que los peces mencionados, particularmente el que habita en Africa (Protopterus annectens) pueden levantar su cuerpo del piso e impulsarse hacia adelante con escuálidas “piernas”, habilidades que se pensaba solo se originaron con los primeros tetrápodos.

El lungfish en cuestión tiene un cuerpo parecido al de una anguila y un par de endebles aletas traseras. Esta especie pertenece a la Edad de los Peces, más comunmente conocido como el Periodo Devoniano, comprendido hace unos 416 a 359 millones de años.

El reporte del estudio reposa en la Academia Nacional de Ciencias (NAS por sus siglas en inglés). La historia de los peces pulmonados es ambiente de conversación para los apasionados paleontólogos.

Neil Shubin es uno de los investigadores autores del reporte, quien asevera que si se le muestra a cualesquier persona (incluso él mismo) un esqueleto de esta creatura, no creerían que camina. Pero lo que se aprecia del lungfish es que peces caminantes y viviendo dentro del agua pueden muy bien compararse con las características de los tetrápodos.

Heather King, es otra cientista de bilogía evolutiva en la misma Universidad de Chicago y ella también cree que resulta increíble pensar siquiera en un pez que camine con solo mirar su esqueleto, pues el lungfish ni siquiera tiene pies, tal y cual los conocemos.

El nuevo descubrimiento puede rectificar la creencia científica de que la ruta evolucionaria fue desde el agua hacia la tierra. Muchos de los pasos necesarios para adaptarse a una vida en la superficie podría haber ocurrido hace millones de años antes de los primeros tetrápodos desarrollaran sus extremidades y se aproximaran a la orilla.

Y esta conjetura igualmente nos lleva entonces a dudar de los recientes descubrimientos de huellas encontradas hace 380 millones de años fueran efectivamente realizados por tetrápodos.

Bien pudieron ser creados por otro tipo de peces, en su lugar. La ciencia lo decidirá. (Clic aquí, en caso que el video de abajo no esté disponible)

[Fuente LiveScience]