“La cortes deben proteger las situaciones de periodismo y no el tipo de persona”

Si usted es un bloguero entonces siga leyendo porque a usted más que a nadie le interesa este artículo.

Cuando los blogueros no eran reconocidos con fuentes o agentes de comunicación, los medios tradicionales se atrevieron a llamarles monos detrás de computadoras. Y como antecedente, fue en en Canadá que un juez por primera vez reconociera que a los blogueros se les puede tratar como periodistas.

Del 2006 al 2011 muchos cambios se han visto en la relación medios de comunicación, blogueros. De un menosprecio y segregación a una cooperación e inserción de estos productores de contenido online. Jose Luis Orijuela atinadamente ha dicho que los blogueros son los diskjockeys de las noticias.


Pero en Oregón se ha sentado precedentes esta semana. Un juez de las Cortes Federales de EE.UU., en Portland, ha decidido que la diferencia entre un periodista y un bloguero es una multa de 2,5 millones de dólares.

La ‘bloguera investigativa’ Crystal Cox administra los blogs dedicados a cuestiones legales como www.industrywhistleblower.com, www.judicialhellhole.com, y www.obsidianfinancesucks.com. La bloguera fue enjuiciada por Obsidian Finance Group en el mes de enero por escribir varios blog posts que eran altamente críticos de la financiera y de su co-fundador Kevin Padrick.

Al presentarse a la corte a defenderse por sí misma, Cox le dijo al Juez Marco Hernandez que sus posts eran una mezcla de hechos , comentarios y opinión . El Juez no estuvo de acuerdo y basado en este solo artículo, decidió que en verdad era difamatorio porque a diferencia de otros posts, en este se presentaba la información fundamentalmente basada en hechos.

Por qué esta decisión concierne a quienquiera que escriba en el Internet

El “Internet da un poder comunicativo a cada individuo en una dimensión nunca antes conocida, porque permite a todos conectarse de igual a igual, y en este espacio la comunicación no puede ser de otra forma que personal, directa, conversacional”, escribe Marilín Gonzalo, Directora de Contenidos de Hipertextual, en su blog personal.

Y no puede ser de otra manera.

Los comunicadores tienen derecho a la protección de sus fuentes por ley. Y así sucede en los Estados Unidos. Sin embargo el Juez Hernandez considera que para que en su estado se aplique esa protección, Cox debe trabajar para un medio de comunicación oficialmente reconocido. Nótese que no se la condena por lo que escribió sino por no tener una membresía.

Cox publicó la información con datos de Obsidian gracias a un informante dentro de la financiera y como no reveló su nombre, ella no puede probar la validez de esos datos.

En Washington los blogueros sí se consideran como periodistas

Bruce E. H. Johnson redactó la media shield legislation para el estado de Washington en el 2007. El abogado cree que si ese juicio se hubiera celebrado en ese estado los resultados hubieran sido diferentes. Pero justifica al juez que tomó la decisión en Portland diciendo que se apegó a la definición de medio de comunicación que tiene ese estado. En donde por supuesto no aparecen términos como “website”, “blog” o “internet medium”.

El pasado mes de junio en Nueva Jersey, un juez también determinó que un periodista publicando en un grupo de discusión online no podía acogerse a la protección de sus fuentes en este estado porque este tipo de message boards no eran similares a los nuevos medios protegidos por la ley de Nueva Jersey.

Clay Shirky se hace eco del asunto y plantea que algunos norteamericanos est◙n al nivel de Etiopía y Bielorusia. Irónicamente se pregunta: Los blogueros no tienes derecho a la libre expresión al menos que sean parte del “official media establishment“? Jay Rosen, cree que la definición de periodismo está mal encaminada. Las cortes deben proteger las situaciones de periodismo y no el tipo de persona, twitea el periodista neoyorquino.

Cox está orgullosa de lo que hace igual que cualesquier otro bloguero de su talla. Pero no tener un abogado le puede significar problemas. Al menos debería recurrir a la Electronic Frontier Foundation, con base en San Francisco, que representa estos caso de pro bono.

Para saber más sobre las irregularidades de Kwevin Padrick solo debe utilizar Google.