Sorpresa! La disparidad digital es cuestión de ingresos.

Posiblemente para quienes tienen el privilegio de vivir en países desarrollados esta nota sea cuestión de atención e interés, pero para nuestros países en la esquina del globo, los resultados del estudio del Pew Research Center no son ninguna novedad.

Claro que el estudio es el reflejo de lo que acontece en los EE.UU. pero si el digital divide se aprecia incluso en este país, qué se puede esperar de los países pobres o en vías de desarrollo.


El acceso, uso y utilización de dispositivos tecnológicos conectados al Internet, así como las tan mencionadas aplicaciones, tienen una correlación directa con el nivel de ingresos de cada familia.

En Norteamérica las familias que reciben más de 75 mil dólares al año tienen mejores opciones de ver todo en Internet, en contraposición con familias de más bajos ingresos, particularmente aquellas bajo los 30 mil dólares de ingresos.

El uso del Internet en el norte se ha incrementado en un 121 por ciento durante estos últimos cinco años. Los norteamericanos ahora ven tanta televisión como navegan el Internet, por primera vez en todos los tiempos. Pero son lo menores de 30 los que lo utilizan hasta 12 horas por día y tan solo 8 para los mayores de 66 años.

Pero dejemos los números y volvamos a los ingresos. Mientras un 95 por ciento de la gente con altos ingresos utiliza el Internet, en cualesquier lugar; solo el 57 por ciento de los más pobres consiguen hacerlo. Sí señores, en tierra yanqui también hay pobres! Aquellos que tienen mayor acceso también son más favorecidos con la posibilidad de tener un smartphone, computadoras, e-readers y otros dispositivos para entretenerse.

Tome nota de esto: Mientras la disparidad entre los que ven TV y los que leen la prensa es pequeña, los hogares más ricos en tierra del Tio Tom tienen el doble de posibilidades de leer las noticias en el Internet comparado con los hogares pobres.

Entonces, aunque la demanda por información en la Web se ha equiparado con la de la televisión, los beneficiados no son todos, solo un selecto grupo de gentes. Y hablamos de los Estados Unidos!

[Fuente NYT][Imagen CC TaranRampersad]