Trabajar en altos puestos ejecutivos de compañías de tecnología, no siempre ayuda a los políticos.

Los norteamericanos fueron a la urnas para renovar varios de los puestos en el Congreso, Senado, Gobernaciones y otros puestos locales en cada estado. Más de 6.100 puestos legislativos estatales se debieron elegir en 46 estados de la Unión Americana, de entre Republicanos y Demócratas, mismos que serán juramentados en las posiciones para las que fueron elegidos en los próximos días.

Las votaciones también conocidas como de Medio Término ha dado como resultado que los Demócratas pierdan la mayoría en la Casa de Representantes (Congreso Federal) y los Republicanos ganen algunos asientos en el Senado, que sigue en manos de los Demócratas.

En California al menos, se ha demostrado que tener experiencia en grandes compañías de tecnología no necesariamente se refleja en éxito para la política en este estado. Tanto Carly Fiorina, ex-chief ejecutiva Hewlett-Packard como Meg Whitman, ex-CEO en eBay han perdido las elecciones. Siendo dos mujeres con gran poder económico, ellas gastaron ingentes cantidades de dinero que les sirvió para que sus oponentes les tildaran de representar a los ricos y no al pueblo.


Fiorina y Whitman representaban a los Republicanos tanto para el Senado, la primera, como la gobernación la segunda.

Pero ayer fue un día difícil en general para todo un grupo de candidatos con respetable currículum en tecnología. Rick Boucher, Congresista Demócrata por Virgina y Jefe del Sub-comité para las comunicaciones, la tecnología y el Internet al interior del Comité de Energía y Comercio en la Casa de Representantes, perdió también las elecciones. Boucher ha estado en el Congreso por 28 años.

Para Gigi Sohn, presidente del Centro para el Dominio Público (Public Domain) el congresista Boucher es, “ampliamente reconocido como uno de los más inteligentes y mejor conocedores de tecnología entre los miembros del Congreso estadounidense, por mucho tiempo ha sido un defensor de los consumidores en varios aspectos de la comunicación y la propiedad intelectual.”

En cuestiones de tecnología, un cambio en el control de poder por parte de los partidos políticos en los EE.UU., no significan mayores cambios. Incluido aquellas en las que ha estado trabajando Boucher, puesto que en este caso al menos, siempre han gozado del apoyo bipartidista.

El Centro para La Democracia y el Internet agregó que la fortuna del Internet no se erige o destruye de la mano de los partidos políticos. “Todos los norteamericanos tienen una posición definida en torno a asegurarse que el Internet permanezca abierto, innovativo y gratuito.” No importa que aún existan estados con un servicio de conexión muy lenta para los estándares de este país. El Internet es parte central en la vida norteamericana. “Su espacio [Internet] en el proceso democrático está asegurado, el valor intrínseco como un motor de innovación y comercio es más crítico que nunca, y su potencial para transformar el cuidado de la salud y otros servicios indispensables es ilimitado.” concluyó en su comunicado el Centro.

A pesar de todo esto y con pérdidas clave para el Sillicon Valley, pareciera ser que las influencias del parque tecnológico no van a ser tan fuertes como se esperaba. Especialmente ahora en California, el Valle del Silicón no tendrá mayor influencia en la política de su estado, al menos que acudan al auxilio del Alcalde de San Francisco, Gavin Newsom, posiblemente a lugar teniente del gobernador electo.

Newsom no está vinculado con los negocios de Silicon Valley, pero es un político electo del Silicon que puede llevar las preocupaciones de esa comunidad a las más altas esferas del estado californiano.

[Fuente ComputerWorld][Imagen No Autorizada de Político]



También te puede interesar: