Resulta que ahora Microsoft está contento con el hack de Kinect

El mundo de las relaciones públicas en su máximo exponente lo hemos visto hace unas horas atrás, cuando de buenas a primeras la gente de Microsoft decidió llevar a cabo declaraciones públicas en dos frentes diferentes, minimizando el hackeo de su nuevo control Kinect.

Hace unas semanas atrás una empresa ofreció una recompensa de 3.000 dólares a quién creara un driver para poder utilizar Kinect en otros dispositivos como por ejemplo una PC.  A los pocos días un desarrollador logró crear ese driver y se hizo acreedor del dinero.

Luego el famoso ingeniero de Google Mat Cutts, también ofreció una recompensa por lo mismo y en los últimos días varios desarrolladores crearon pruebas de concepto muy interesantes.


Resulta que ahora para Microsoft no es un hackeo y no llevarán el caso a la justicia.  El viernes, en un programa de Radio Nacional, llamado Science Daily, el director de incubation de Xbox, Alex Kipman, dijo que Kinect fue dejado abierto por una cuestión de diseño y que en realidad lo que lograron los desarrolladores no es un hack, si no un driver para utilizar Kinect en una PC.  Dijo que cuando ellos hablaron días pasados sobre que estaban trabajando en la seguridad, se referían a la consola xBox, que si hubiera sido hackeada, era porque hubieran lograron penetran los algoritmos que se encuentran dentro de la xBox y eso no sucedió. Lo que sucedió es que lograron abrir las conexiones USB para el Kinect, nada más.

Por otro lado Shannon Loftis, gerente de estudio en Microsoft Game Studios, dijo que estaba “emocionada de ver que la gente está tan inspirada” con respecto a lo que pueden llegar a lograr con el Kinect.

Como vemos, a veces es mejor unirse al enemigo que combatirlo y con un juego de palabras, pasar de ser el malo de la película, a ser el bueno.

[Fuente Mashable]