Celulares: Las preferencias de los adolescentes norteamericanos


Seis mensajes de texto por cada hora que se encuentran despiertos, es el número de mensajes de texto que actualmente envían los adolescentes (edades 13-17).

Esa no parece ser una novedad si usted tiene un hijo, amigo o vecino comprendido en esas edades y ha podido verificar la pasión por el uso de los celulares pero exclusivamente para este tipo de comunicación, y no las llamadas telefónicas como las compañías telefónicas lo quisieran.

Esa es la conclusión de Nilesen, quienes para este estudio tomaron como referencia las facturas de celulares de unos 60.000 usuarios, así como la entrevista de más de 3.000 adolescentes durante abril y junio de este año.

Las jovencitas usan más el texto (4.050) como sistema de comunicación comparado con los varones, pero estos sobrepasan el nivel de uso de otros grupos en su mismo género (2.539). Los jóvenes que siguen en edad (edades 18-24) se ubican en el segundo lugar después de los adolecentes usando los SMS con un promedio de 1,630 textos por mes.


El 78% de los entrevistados cree que el SMS ofrece funcionalidad y conveniencia en comparación con una llamada teléfonica.

El uso de los celulares no es más cuestión de seguridad. El estudio demuestra que la principal razón es el enviar mensajes de texto y solo después aparece el tema seguridad, ubicándose en tercer puesto la necesidad que tienen los jóvenes de mantenerse en contacto con sus amigos.

El 94% de los jóvenes usuarios parte del estudio se autoidentifican como usuarios de data avanzados, quienes usan sus celulares para mensajes, Internet, multimedia, juegos, y otras actividades como descargas.

El incremento en el uso de data es notable en todos los grupos sociales pero entre los teens en particular destacan en este caso los hombres. Hubo un incremento de 14 MB a 62 MB para el mismo periodo de tiempo el año pasado.

A pesar de que el uso de la web móvil también se ha incrementado para los juegos pre-instalados, descarga de ringtones y la mensajería instantánea, otras actividades que aparecen en mayor grado son los correos electrónicos y las alertas de texto.

Algo que llama la atención y nos advierte hacia dónde se encaminan estos consumidores en potencia, es el incremento en el uso de las aplicaciones para sus celulares. Hubo un ascenso del 12% en la descarga de estas, para el lapso comprendido entre el 2009 y el 2010.

El estudio fue hecho para la población anglosajona, sin embargo sin el ánimo de generalizar las cosas, bien podría extrapolarse esas referencias a sus contrapartes en Europa, Asia y Latinomérica.

[Fuente NielsenWire]

A %d blogueros les gusta esto: