El efecto Niña podría cambiar la vida de muchos millones en nuestros países