Nos Convierte el Internet en Seres Más Inteligentes?

En el verano del 2008, apareció un artículo en The Atlantic que nosotros comentamos oportunamente. La pregunta era: Esta Google volviéndonos más estúpidos? El dia de hoy un académico al que venimos siguiendo hace un tiempo vuelve a platear la interrogante.

Clay Shirky es uno de los más destacados pensadores en temas de tecnología descentralizada. Actualmente es profesor de la Universidad de New York – NYU y por algo ha sido largamente entrevistado y consultado sobre su cosmovisión en medios como Business 2.0, el New York Times, Wall Street Journal, Harvard Business Review y Wired.


Al igual que el artículo de Nick Carr, el de Clay Shirky está siendo ampliamente difundido. Usted puede leerlo en la edición de hoy de The Wall Street Journal.

Con conceptos como multitasking y googoling muchos conservadores de pensamiento quieren vendernos la diea de que el internet nos está volviendo sino menos inteligentes, más estúpidos. El hecho simple que ahora gracias a las nuevas tecnologías todos – o al menos un gran sector pueden escribir y opinar sobre temas que antes les estaba bedado.

Shirky también autor de Here Comes Everybody, donde el autor pone de manifiesto su apego por la colaboración en línea y el hecho de que el internet funciona en base al amor, en el post que comentamos concluye que a pesar de todas las críticas, el internet, cuando menos esta creando una nueva cultura en torno a la escritura y a la lectura.

El Internet mejora y aumenta nuestras inteligencias

Clay Shirky No es el primero en concluir esto. Janna Anderson, es la directora del Centro para Imaginar el Internet y es la co-autora del estudio El Futuro del Internet IV en donde ya se establece que de los 900 expertos entrevistados para el estudio de PEW, tres de cuatro de ellos dijeron que el uso del internet mejora y aumenta la inteligencia humanas, mientras que dos tercios manifestaron que el internet ha mejorado nuestra capaciadades de lectura, escritura y mejor conocimiento.

Cada vez que existe sobreproducción de información y conocimiento la gente se asusta. Así ha sido siempre. La Bilblia cuando fue traducida en varios idiomas, si no era el Hebreo – luego el Latín, entonces era un libro vulgar. Algo parecido a lo que sucede con las traducciones actuales, si no viene de un ‘experto’ entonces es una mala traducción.

En su artículo, Shirky hace referencia a las experiencias colaborativas vividas con Wikipedia y los Sistema Abiertos. Existen más de mil millones de personas conectadas al internet y un gran porcentaje de ellos consulta Wikipedia, da preferencia a los sistemas abiertos y por supuesto aún se deleita con videos caseros y no profesionales en YouTube.

Las novelas eróticas 100 años antes que las revistas científicas ya estaban en manos del hombre. El hecho que la masificación de la información traiga consigo un deterioro en la calidad ya ha sido antes confrontado por Martin Lutero por ejemplo, “La gran cantidad de libros son el gran demonio. No existe un límite para la fiebre por escribir” Y Edgar Allan Poe, ha dicho también, “La tremenda cantidad de libros en cada una de las ramas del conocimiento es el gran demonio de la época; puesto esto representa uno de los obstáculos más serios para la adquisición de información correcta.”

Estas elucubraciones descansan en tres creencias: Que el pasdo reciente fue glorioso e irremplazable en términos intelectuales; que al presente le caracteriza el conocimiento vano y no la noble experimentación (conocimiento positivo); y que la juventud de hoy no podrá inventar normas culturales en el internet comparables con las que hicieron su predecesores en el siglo XXVII con la cultura de la imprenta.

Razones por las cuales el internet mejora nuestras capacidades intelectivas

Primero, a pesar de los que nos recuerda la Ilustración en la Revolución Francesa, y en contra de los deseos pesimistas de muchos, las libertades digitales que ha abierto el internet no ha hecho otra cosa que liberarnos del control del mass media restaurando nuestra cultura básica en lectura y escritura.

Segundo, mientras antes perdíamos el tiempo mirando televisión, hoy lo ganamos navegando el internet. El problema no radica en si hay o no contenido basura en el internet – en las librerías también la hay, sino qué ideas grandiosas podemos rescatar para que sobrevivan en el futuro. El software the caracter abierto, al menos estamos seguros pasará la prueba: y,

Tercero, ya el pasado no cuenta y el presente acaba de írsenos. Lo que cuenta es el futuro. Interesante porque es la abundancia la que cambia las cosas más rápidamente que la escacez. Así mismo como la educación no evolucionó al ritmo que la imprenta esperaba, a las viejas instituciones sociales les tomará un tiempo adherirse a los cambios revolucionarios empujados por el internet. Y para ello no requerimos solo nuevas tecnologías sino nuevas instituciones, empezando por la misma familia.

No hay camino de salida fácil para una transformación en los medios, de esta magnitud. Tenemos el desafío, sí, de experimentar nuevas formas usando el internet de una manera social, distribuyendo la libertad de prensa y de reunirse tanto como nuestra propia libertad de expresión.

foto: Ernst Vikne



No Responses

  1. Pingback: Anónimo 17 marzo 2011
Visita nuestra nueva tienda de electrónicos, accesorios, gadgets y más... en Amazon!Ir a la Tienda
+ +