Modalidad de pirateo de tarjetas en los cajeros automáticos.

El robo de la información de las tarjetas de débito/crédito existe desde que existen los cajeros. En este post queremos ilustrarte con una secuencia fotográfica realizada en un cajero de Brasil como los delincuentes instalan dispositivos electrónicos para cometer sus ilícitos. Más luego del salto…


Al llegar al cajero miramos a ambos lados verificando que nadie nos sigue, algunos tenemos la costumbre de echar un vistazo primero al cajero antes de introducir la tarjeta. A simple vista todo luce normal.

En mi caso, tengo una costumbre (que aprendí de mi novia) y es que antes de introducir la tarjeta muevo la ranura con fuerza de arriba a abajo. En la foto, un precavido usuario hace lo mismo y descubre que hay una ranura falsa sobre la ranura original. Del mismo color e incluso con la misma calcomanía.

La ranura falsa contiene un lector de tarjetas para copiar la información de tu tarjeta y poder duplicar posteriormente la tarjeta. Si un día descubres la ranura falsa, lo mejor es que la dejes en su lugar nuevamente, te retires del cajero sin llamar la atención y te contactes con algún funcionario del banco, guardia o policia.

Con la miniaturización de dispositivos ahora los delincuentes cuentan con más “herramientas” para cometer sus ilicitos. Para continuar con el ejemplo, la ranura falsa no estaba sola, junto al cajero había un dispensador de folletos en un lado. El funcionario retirar de su lugar el dispensador (precariamente pegado)…

…y descubre que el extraño dispensador pesa mucho más de lo habitual. En su interior descubre (1) una cámara (2) una batería de larga duración (3) una antena transmisora, además de los circuitos necesarios para operar.

La cámara estratégicamente posicionada dentro del dispensador de folletos le permite a los delincuentes ver la pantalla y el teclado remotamente.

La tecnología empleada para este ilícito no supera los 200 dólares y lo robado puede ascender a 10 mil dólares/día.

RECUERDA SIEMPRE…

Antes de introducir tu tarjeta verifica que no haya objetos extraños cerca o junto al cajero.

Sostener y mover con fuerza la ranura de las tarjetas para verificar que es la original.

Revisa que la ranura no tenga en su interior bandas elásticas u otro objeto extraño.

Digita tu clave con un mano y con la mano libre posicionala sobre tu mano, tapando lo que escribes.