¿Bolso o mochila?

Cuando se trata de transportar nuestro equipo fotográfico se está ante la disyuntiva de utilizar un clásico bolso de hombro o una mochila. La decisión no es tan fácil ya que las necesidades que cubre un bolso no son las mismas que las que cubre una mochila y viceversa.

Por suerte, existe una opción que puede cubrir todas nuestras necesidades sin tener que comprar ambos.



Siempre que pensamos en un bolso de hombro, estamos hablando de un accesorio para tener nuestro equipo siempre a mano en los momentos de máximo uso, de fácil acceso pero no tan cómodo por la manera que cargamos el peso (en un sólo hombro). ¿Qué pasa si debemos desplazarnos durante un tiempo prolongado con este peso mal cargado? Allí es donde la mochila saca ventaja ya que permite repartir el peso en ambos hombros y la caminata se hará más confortable, pero claro, con la contra que no es tan fácil acceder al equipo como con un bolso.

La empresa Lowepro ofrece su serie de mochilas SlingShot (100AW, 200AW y 300AW) que tienen la particularidad de tener una sola correa de hombro que se utiliza en “bandolera” es decir, cruzada sobre el pecho, de manera tal que pueda girarse en el torso y ubicarla adelante para tener fácil acceso al equipo.

La mochila tiene dos compartimientos, el inferior al cual se accede de costado, donde se aloja el equipo y uno superior para llevar accesorios o incluso efectos personales.

Existen tres modelos 100AW, 200AW y 300AW, con tres capacidades distintas pero todos preparados para soportar inclemencias climáticas (AW significa All Weather).

 

4 Comments

  1. Sam 30 enero 2008
  2. Farfa 30 enero 2008
  3. Mauro 1 febrero 2008
  4. Farfa 1 febrero 2008