Investigadores del National Institutes of Health (NIH) de Bethesda, Maryland, EE.UU., están probando un nuevo exoesqueleto robótico para ayudar a niños que padecen parálisis cerebral a caminar mejor.

Si este proyecto de exoesqueleto robótico (piernas solamente) tiene éxito, no todos los niños con este tipo de enfermedad necesitarán de uno.  Algunos niños que padecen parálisis cerebral también experimentan una serie de desórdenes neurológicos y de movimientos que los obliga a flexionar las rodillas.  Hasta el 50% de los niños que tienen parálisis cerebral cuando son adultos ya no pueden caminar.

Este estudio fue publicado el miércoles en el Journal Science Translational Medicine y en el mismo los investigadores señalaron que los exoesqueletos ayudaron a la mayoría de los participantes a estirar más las piernas a medida que caminaban, aliviando la flexión permanente de la rodilla que causa el trastorno conocido como “andar en cuclillas”.


Los investigadores también indicaron que hasta ahora en las pruebas realizadas 6 de cada 7 participantes, mejoraron la extensión de las rodillas y luego de 6 prácticas utilizando el exoesqueleto  lograron caminar.   Además mientras los exoesqueletos proporcionaban apoyo cuando era necesario, los participantes todavía tenían el control de sus propios pasos.

Exoesqueleto Robótico

Si bien esta es una muy buena noticia, todavía falta para que esto se haga realidad y llegue a los niños con parálisis cerebral y estos desórdenes que les impiden caminar normalmente.  Thomas Bulea, ingeniero de biomedicina en el NIH y uno de los autores del documento publicado por el Jounal Science Translational Medicine, comenta que este fue un intento inicial para mostrar que la tecnología de exoesqueletos debería ser investigada más a fondo como herramienta para ayudar a los niños que padecen esta enfermedad.

El objetivo de realizar estudios más profundos es determinar si el uso prolongado de estos esqueletos, incluido fuera de la investigación (en la vida real), puede mejorar el problema de andar en cuclillas cuando el paciente no utiliza el exoesqueleto robótico.

Con respecto a esto, Bulea comentó lo siguiente,

Queremos transferir los patrones de caminata que vemos con el exoesqueleto para caminar sin el exoesqueleto.  Si podemos corregir o tratar este andar en cuclillas a una edad temprana, entonces a lo largo de su vida, podemos ser capaces de aumentar su movilidad.

 

Fuente | Stat
Vía | Engadget