GeeksRoom Labs: Conclusiones tras probar el Nokia Lumia 800


Hace algo más de dos semanas comenzaba un experimento: probar un Nokia Lumia 800 con Windows Phone 7.5 por primera vez tras llevar más de dos años utilizando diariamente un iPhone (y un iPad) y siendo conocedor de otros sistemas operativos para móviles como Symbian, Android o Blackberry.

Durante todos estos días he jugado con cada una de las características a lo largo de 17 posts que se pueden localizar aquí (o en Twitter #pruebaWP) y ha llegado el momento de realizar una valoración en conjunto.


Tal y como percibí desde el primer momento, el acabado externo del terminal es muy bueno, sin aristas, muy suave y agradable al tacto. Se trata de un plástico (policarbonato) sin recubrimientos, lo que quiere decir que no se le va a caer la pintura tras el paso del tiempo como me ha pasado en otros modelos de Nokia (N70 por ejemplo). La pantalla es muy sensible y responde con exactitud. Para mi gusto externamente no tiene nada que envidiar a algunos móviles de Samsung o Motorola que conozco, ni siquiera al iPhone, que tiene un acabado metálico y de cristal. La sensación que transmite el Lumia es de robustez. Es relativamente ligero también (142 gramos).

Me ha gustado que traiga de serie una funda que se ajusta como un guante al móvil, protegiéndolo del exterior. Cuesta distinguir si la tiene puesta o no. Es de agradecer también el botón físico de la cámara de fotos ya que en caso de querer hacer una no hay que desbloquear el terminal, ganando unos preciosos segundos que, dependiendo de la foto, vienen muy bien.

La cámara de fotos de 8 megapíxels con óptica de Carl Zeiss con flash de doble LED hace unas fotos muy buenas y graba vídeo también bastante bien, aunque no en HD. Otra pequeña pega es que no tiene cámara frontal.

Comparando con otros terminales de gama alta no tiene ranura de expansión para tarjetas, quizá debido a su formato unibody (todo el chasis es una pieza), lo que impide acceder a la batería (como en el iPhone), que, por cierto, es de 1450 mAh y dura un día o como mucho día y medio, en línea con los otros smartphones. Es una pena que no destaque en este punto pues se desmarcaría de la competencia.

La pantalla AMOLED de 3,7’’ (recubierta de Gorilla Glass) está ligeramente curvada, encaja perfectamente en la carcasa y tiene un tamaño adecuado para manejar el terminal cómodamente con una mano. Los gestos multitáctiles como el famoso pellizco para alejar o acercar están muy logrados, así como las transiciones y los efectos visuales. Entra mucho por la vista.

Windows Phone 7.5 se ejecuta de una manera extremadamente fluida. No sé si es por su procesador a 1,4 GHz mononúcleo y 512 MB de RAM o porque está muy optimizado pero responde muy ágilmente. Da gusto. Es impresionante también ver lo rápido que arranca desde el estado apagado (unos 20 segundos) comparado con otros móviles avanzados.

La apariencia y organización de Windows Phone es bastante diferente a lo que conocía de iOS, Android y Blackberry. Sin entrar en discusiones de si Android copió a Apple o no lo cierto es que se parecen bastante. Microsoft rompe un poco los patrones a los que estaba acostumbrado con una interfaz repensada para un móvil, tablet y para los equipos PC desde cero, sin inspirarse (demasiado) en la competencia y el resultado es muy bueno. Los iconos y opciones de menú tradicionales y fijos desaparecen y son sustituidos por otro sistema con elementos animados y en el que para navegar por más opciones hay que desplazar lateralmente la pantalla. Al principio cuesta un poco acostumbrarse pero enseguida resulta sencillo y natural. Es un soplo de aire fresco en un mundo de apariencias muy parecidas y que hace años que no cambian (y ya tocaba).

Si tenemos en cuenta además que este mismo modo de operación aparecerá en los ordenadores con Windows 8 a finales de año se puede concluir que se va a convertir en un estándar de operación y que, por tanto, para los usuarios utilizar Windows 8 o Windows Phone 8 será casi lo mismo salvando las diferencias de tamaño de pantalla. Hoy en día aunque usar un iPhone o un móvil basado en Android o Blackberry es algo muy intuitivo y se manejan enseguida, hay una ligera curva de aprendizaje al principio. Con el ecosistema que tiene pensado Microsoft todo sería muy parecido y casi podría asegurar que la próxima Xbox e incluso el buscador Bing también seguirán esta línea, lo que se llama interfaz Metro.

Microsoft parece también decidida a limitar las personalizaciones del sistema por parte de los operadores, lo que en teoría reduciría los problemas de fragmentación de versiones como le pasa a Android.

Las opciones de personalización están en línea con las de otros sistemas: no dejan hacer demasiado. Aquí también podrían aprovechar para distanciarse haciendo algo diferente.

El programa para sincronizarlo con el PC, Zune PC usando cable o de forma inalámbrica funciona bien y permite transferir música, fotos, podcasts, etc. así como por supuesto comprar programas y canciones. Para mi gusto le faltan utilidades para gestionar e importar el calendario, los contactos y las aplicaciones instaladas al estilo iTunes. También encuentro imprescindible algo que permita hacer copia de seguridad de todo como tiene el iPhone (configuraciones, programas, etc.) para poder restaurarlo en caso de problemas o si tenemos un terminal nuevo.

En el caso del Lumia cuenta además con un programa específico adicional Nokia Music propio de la empresa finlandesa bastante moderno. Como reproductor de música cumple su cometido perfectamente e incluso con un aire más actualizado que otras marcas. Me resulta un poco curioso y lógico a la vez que en el mismo móvil se puedan comprar a dos proveedores diferentes (Nokia y Microsoft).Esperemos que en el futuro esta buena relación no se tuerza.

Las aplicaciones incluidas en el sistema cumplen su cometido. Me ha gustado especialmente la del correo, con un tipo de letra muy legible, claro, con estilo pero sencillo de manejar. De hecho ahora que vuelvo a usar el mail del iPhone lo veo un poco “antiguo”.

Es novedoso que de manera nativa se puedan buscar libros y productos por su código de barras pero no me gustó demasiado que no se pueda poner Google como buscador predeterminado (está Bing) ni poder usar Google Maps, aunque la aplicación incluida de Nokia Conducir es un auténtico sistema de navegación GPS por voz que solo necesita Internet para localizar el destino al principio.

Se nota que Windows Phone está orientado a redes sociales ya que no solo se pueden integrar Facebook y Twitter (y otros) en la cuenta de Windows Live sino que también desde el propio Internet Explorer es posible compartir muy fácilmente.

Destacan también la integración con SkyDrive, la nube de Microsoft (similar a iCloud) y una versión móvil de Microsoft Office con Word, Excel, Powerpoint y OneNote compatibles con las últimas versiones de escritorio. Con respecto al almacenamiento de ficheros creo que puede mejorar con una carpeta similar a “Mis documentos”, existente en Windows Mobile pero que aquí ha desaparecido a imagen y semejanza de iOS y Android.

Para los más aficionados a los juegos resaltaría la impresionante integración de los juegos no solo con Xbox Live sino también con Kinect de Xbox 360. Hay bastantes juegos disponibles de buena calidad, muchos de los cuales se pueden probar antes de comprar.

Es posible descargar aplicaciones adicionales desde el Marketplace de Windows Phone. Recientemente superaban las 70.000 con una distribución de 65% gratuitas y 35% de pago. Están bastante lejos de las 600.000 de tienda de Apple o las 400.000 de la de Google pero de las que yo considero imprescindibles (para mí) había una gran parte y es de esperar que sigan apareciendo nuevas apps a medida que Windows Phone se populariza y madura.

Durante la prueba mandé una consulta sobre algunas dudas que tenía a Nokia y la verdad es que respondieron rápido  solucionando lo que les planteaba. Contar con un soporte así a distancia es algo de agradecer.

 

A la vista de todo lo experimentado estos días debo decir que el Nokia Lumia 800 con Windows Phone me ha sorprendido positivamente. En mi cabeza, como en la de tantas otras personas, sigue la imagen de Windows PC y Windows Mobile 6 y por tanto sistemas no demasiado modernos (por no decir otra cosa). Nokia también ha quedado encasillada en terminales muy funcionales y prácticos y parece que no encaja en el mercado de los smartphones, donde ha tenido poco éxito y sus teléfonos táctiles no tenían una buena respuesta (eran “toscos” comparados con el iPhone y otros similares). Todo esto ha cambiado en el Lumia. Es rápido, con un aire nuevo y me atrevería a decir que intuitivo una vez que se acostumbra uno, lo que pasará rápidamente en cuanto todos los ordenadores tengan la misma interfaz Metro comentada.

Esto no quiere decir que sea perfecto: como todo sigue necesitando que corrijan algunos aspectos como poder compartir Internet, mejorar las notificaciones, facilitar la gestión y almacenamiento de documentos, tener las aplicaciones más habituales de otros sistemas operativos de móviles, etc. pero la base es muy buena y creo firmemente que este tándem ha vuelto a la carrera por un (merecido) puesto en el podio. Como usuarios no podemos más que alegrarnos ya que sin duda esto contribuirá a que nadie se duerma en los laureles pues, como bien sabe Nokia, ninguna empresa tiene su plaza asegurada.

También sin duda creo que Nokia necesita conseguir hacer terminales más asequibles de calidad con Windows Phone y no centrarse solo en la gama alta al igual que hacen los fabricantes con Android o Apple con el iPhone 4 y el 3GS, aún a la venta.

A todos aquellos que me conocen como incondicional del iPhone y que durante estos días me han preguntado por mi opinión general les diré que es una opción más que sin duda cuando llegue el momento de cambiar de terminal valoraré, pues me ha gustado mucho. Incluso me atrevo a decir que, para mi gusto, está antes que un móvil con Android.

Espero que este artículo y los de estos días sirvan de pequeña orientación para todos aquellos que a lo largo de este tiempo me han comentado y preguntado por diferentes medios que barajan comprar un Nokia Lumia por la confianza que transmiten las dos marcas y las buenas críticas que reciben. Otra prueba inequívoca de que Nokia y Microsoft están haciendo las cosas bien. A seguir así.

“Este artículo ha sido escrito por Christian Delgado von Eitzen,
Ingeniero de Telecomunicación. Director técnico, desarrollador (desde 1999)
y responsable de diferentes sistemas web y plataformas en Internet. Inmerso
en estrategias de posicionamiento en Internet y analítica web. Social Media
Manager. Formador en Nuevas Tecnologías y Redes Sociales. Publicando desde
noviembre de 2002 artículos de divulgación informática y telecomunicaciones.  Lo pueden encontrar en Twitter como @chdve, en Google+ o en su blog.



16 Comments

  1. sergio 9 marzo 2012
    • Christian 9 marzo 2012
  2. Joaquin 9 marzo 2012
    • Christian 9 marzo 2012
      • Joaquin 11 marzo 2012
  3. Gus The Gamer 9 marzo 2012
    • Christian 9 marzo 2012
  4. Eva 10 marzo 2012
    • Christian 10 marzo 2012
  5. juan marquez 23 marzo 2012
    • Christian 30 marzo 2012
  6. ANGEL ZURBANO 30 marzo 2012
    • Christian 30 marzo 2012
  7. mercedes 18 abril 2012
    • Christian 18 abril 2012