Zozobra e inestabilidad en la costa atlántica norteamericana debido a huracán Irene

El huracán Irene ya ha hecho su presencia en las Antillas y a su paso ha dejado muestras de la devastadora fuerza con que ha actuado en los países de la región.

Si del sur norteamericano se tratase, esto no sería ninguna novedad. Sin embargo la advertencia de las autoridades va desde Florida hasta Nueva Inglaterra.


Para quienes viven en costa atlántica norteamericana el National Hurricane Center, Ready America y los Google Maps del huracán, son las fuentes primarias de información. Luego está la Cruz Roja, las autoridades locales y los medios de comunicación.

Con variaciones de 40 a 120 millas por hora en sus corrientes de viento, el huracán Irene tiene preocupados a los residentes estadounidenses, principalmente en la costa norte, que no están acostumbrados a estos fenómenos naturales.

El mismo presidente Obama en el Live Blog de la CNN ha advertido a sus conciudadanos: “Si se encuentran en la pronosticada trayectoria de este huracán, ustedes tienen que tomar precauciones, ahora…Todo indica que este huracán será histórico”.

Varios lugares entre ellos Staten Island y el Sur de New Jersey han sido ordenados a evacuar hasta antes de la mañana del sábado que es cuando se estima Irene golpee las costas neoyorkinas y el resto del norte del Atlántico americano.

La gente aunque preocupada no debe alarmarse al punto de no saber qué hacer. Estas recomendaciones siguen vigentes para el actual suceso. Si es amante de los medios sociales entonces no olvide #Irene en Twitter.

La NASA tiene su propio sistema de monitoreo pero para el astronauta Mike Fossum, quien se encuentra en espacio, la visión que tiene es que el huracán Irene “se mira espantoso desde arriba”.

Por su parte el Dr. Jeff Masters, fundador de Weather Underground, estima que incluso cuando el huracán se degrade a categoría 2, causaría tremendos daños a la capital del mundo.

Con 100 millas por hora (unos 161 km/h) el huracán llevaría olas de entre 4,5 – 6 m de altura. Esas aguas afectarían Manhattan, Queens, Kings, y la parte alta del Hudson River.

Las plantas de fuerza eléctrica serían destruidas y así la energía eléctrica estaría interrumpida por días. Tanto el aeropuerto JFK como “La Guardia” quedarían inhabilitados. Y a pesar de la suspensión del transporte de trenes y buses, este también quedaría fuera de uso.

Algunos más geeks que meteorólogos, coinciden con la gravedad de los daños ocasionados por el huracán. Para Nate Silver del New York Times, aparte de las vidas humanas en las partes más pobladas de los EE.UU., los daños económicos sobrepasarían las decenas de miles de millones. Y en plena crisis económica que vive el promedio norteamericano!

Así que amigos hispanohablantes si tienen familiares en las costas del Atlántico en Norte América, estén al pendiente. Planifiquen la forma de contactarse con sus amigos y familiares con anticipación. La menos indicada es la vía teléfonica y el internet.

Aquí seguimos pidiendo porque los pronósticos esta vez, sí sean erróneos.

[Foto cortesía de Mike Theiss en Wunderground.com]