La música y la producción de dopamina influyen en los niveles de placer

La música, un estímulo sensorial abstracto, puede despertar sentimientos de euforia y deseo, de manera similar a las recompensas tangibles que afectan al sistema dopaminérgico estriatal.

Este sistema está alimentado por la dopamina que es un neurotransmisor que se libera ante otros placeres más concretos tales como la alimentación, el sexo, el consumo de drogas o el dinero.


El reporte aparece en la revista Nature Neuroscience. Valorie N Salimpoor, Kevin Larcher,
Alain Dagher y Robert J. Zatorre de la Universidad McGill de Montreal en Canadá, utilizando tomografía por emisión de positrones, junto con medidas psicofisiológicas de la actividad del sistema nervioso autónomo, llevaron adelante el estudio con decenas de voluntarios.

Lo que los investigadores encontraron es que la liberación de dopamina endógena en el sistema estriatal, se produjo justo cuando se llegaba a una excitación emocional pico mientras los voluntarios escuchaban música instrumental.

Para examinar la evolución temporal de la liberación de la dopamina, se utilizaron imágenes de resonancia magnética funcional con los mismos estímulos y oyentes, pero se encontró una disociación funcional dice el abstract: la producción fue más notoria durante la anticipación y el núcleo accumbens (conjunto de neuronas dentro de la zona estriatal) estuvo más involucrado con las respuestas emocionales para con la música.

Los resultados indican que el placer intenso en respuesta a la música puede llevar a la liberación de dopamina en el sistema estriatal. En particular, la anticipación a una recompensa abstracta puede resultar en la liberación de dopamina en una forma anatómica distinta de la que se asociaría con el placer máximo en sí mismo.

Los resultados ayudan a explicar por qué la música no solo que nos produce placer, sino que es de gran valor, en todas las sociedades humanas.

[Fuente Muy Interesante][Imagen CC Shandi-lee]