Facebook genera malos hábitos de trabajo y puede hacer que te despidan

A pesar de todas las bondades que han leído aquí y en otras páginas sobre las redes sociales manejadas de manera responsable, si usted es de los que utiliza Facebook en sus horas de trabajo, ponga atención a lo que explicaremos.

Muchos de nosotros, cuando estamos trabajando necesitamos tomarnos un descanso. Y eso es justo. El problema está en que varios sino muchos de nosotros ( y conste que me incluyo) pretendemos descansar ingresando a nuestro “face“. Y este lugar no es precisamente aliviador ni refrescante.


Y esto se complica cuando quieres tomarte pequeños descansos en tu mismo trabajo. Recuerda que alguien te puede estar observando vía video o con software instalado en el sistema al cual tu computadora está conectada, para en el futuro arguir despido. Pero los que vigilan la productividad laboral aseguran que aquellos que te observan tienen su derecho. Estás en horas de trabajo y cada segundo les pertenece.

Sin embargo algunos gerentes lo mucho que esperan ( y eso si te permiten utilizar las redes sociales) es que hagas una actualización, o dos, al día en Facebook. Y mejor si es en tu propio tiempo, es decir, los recesos o el almuerzo. Pero sobretodo buscan que infallablemente tengas un perfil decente en Facebook y hables (positivamente) de su compañía todo el tiempo.

No existen drogas para la adicción al internet, solo disciplina. Aprende a decir: “No voy a mirar mi Twitter hasta que tenga mi hora de almuerzo”. Y hazlo en tu propio smartphone.

Si no puedes disciplinarte, recuerda que tu jefe puede estar obteniendo reportes semanales o mensuales de lo que cada uno de sus empleados hace en el internet. Encuentra la manera de re-energizarte que no sean las redes sociales. Si te agobias, no vayas a Facebook por 5 minutos y luego 10, después 20…y al final una hora!

Psicológicamente hablando todos necesitamos pequeños descansos durante un periodo laboral de ocho horas. Pero los psicólogos recomiendan que en vez de ir al internet, aplaces ese deseo tomando una pequeña caminata o llamando a un amigo.

Es más productivo, desde el punto de vista laboral, marcar un número telefónico que darte de alta en Facebook (o Twitter que al fin viene siendo los mismo).

[Fuente Metro]

Anuncios