Y el sueño de los blogueros de tecnología es….

Tech Bloggers: Sueñan trabajar en grandes compañías de tecnología

En GeeksRoom decimos que lo hacemos por “amor al arte”. Otros colegas en otros blogs hacen cosa similar y claro existen aquellos a los que sí se les paga por sus contenidos. Y estamos hablando de los blogs de tecnología en español.

Estimo que aspirar a convertirse en empresario a partir de los contenidos en el internet no tiene nada de malo. Al contrario, es una aspiración sana de quienquiera se llame emprendedor. Pero una cosa con los contenidos, otra la plataforma y otros el sistema de comunicación en el que se mueven.

Huffington Post por ejemplo, al principio solo tenía dos páginas y ahora ya saben cuánto valor económico le ha significado a AOL. Y aunque no todos su blogueros escribían sin cobrar por sus artículos, otros sí recibían estipendio. Los 105 millones que ahora reclaman en Corte solo es un tercio de lo que Arianna Huffington ha ganado.


Y siguiendo el modelo de Huffington Post existe toda una serie de blogs tras la caza de la fortuna. Tenga eso sí en cuenta que una cosa es la plataforma desde la cual usted consigue mayor audiencia y hasta puede usted mismo promocionarse; y otra, son los contenidos que se producen o se regeneran.

Los blogueros son los disk jockeys de las noticias decía un periodista español en una desconferencia en Ecuador, Y tenía razón. Los periodistas profesionales muestran los contenidos de diferente manera, dicen que investigan y confrontan las fuentes. Y aunque entre los blogueros de tecnología existen periodistas, el medio no exige verificación del nivel periodístico.

Adrian Chen de Gawker, se atreve a decir que esos mismos blogueros, pero en idioma inglés, tienen otros objetivos mayores que el solo exponer sus contenidos y ganar contratos para escribir libros e incluso hablar en público. Cree que ahora estos mismos blogueros buscan trabajar en grandes compañías de tecnología.

Como ejemplos cita a Caroline McCarthy, una bloguera de tecnología en CNET que acaba de enrolarse en Google. Andrew Noyes de National Journal ahora trabaja en Facebook. Vadim Lavrusik de Mashable también terminó en Facebook. Oliver Chang de Forbes se unió a Google Books y Greg Kumparak que aún sigue en TechCruch pero se la visto con ofertas de parte de Apple.

La tendencia desafortunadamente para los productores de contenido sigue ese curso. Se repite la historia de los que producen contenido a través de los libros, ellos siguen pobres, son las editoras las que se llevaron el dinero. Ahora, gracias al internet ya no sucede eso.

Los 15.6 millones de visitas por página en el Huffington Post eran generadas por contenidos escritos gratuitamente y por curación de otros blogs. Arianna hizo una fortuna de la espalda de varios escribas y del contenido producto de “agregación” – un término muy educado para utilizar sin autorización contenido legítimo de sitios de noticias que si pagan a sus productores de contenido, obtenido de una cita de Tim Rutten en Los Angeles Times.

La ventaja que tienen los blogueros de tecnología es que pueden trabajar desde su casa —si es que ese tipo de escritura puede llamarse trabajo, y aunque ya hace tiempo se les comparó con monos con computadora, hoy ciertamente pueden escribir desde sus dormitorios y en ropa de dormir. Esas son las ventajas.

La desventaja es que a pesar de que las plataformas (blogs grandes) ofrecen amplia exposición para expresarse el autor, también ayudan a ganar poder al dueño(s) de la plataforma.

El modelo económico del Huffington es muy difícilmente el único, ha escrito David Carr en The New York Times. Se ha constituido en el templo para todos los medios digitales. Es decir que “contenido a bajo costo y con ningún costo está pasando a ser la norma”. Esos millones que ahora valen Twitter y Facebook están derivados de los contenidos creados por personas como yo y como usted —a cambio de nada.

Nos hemos convertido en los nuevos siervos digitales que trabajamos para los señores feudales en el ciberespacio. Mi pregunta es, quién asimila esa tendencia entre los blogs de tecnología en español? Pero por favor, no espere que se compartan esas grandes ganancias. Arianna Huffington nunca lo hizo.

Aleluya.

[Imagen CC Gawker]



One Response

  1. alktodostemen 22 abril 2011