En el 2001 los concejales de la municipalidad de Munich, Alemania, comenzaron a estudiar las alternativas al sistema operativo Windows, con la idea de no depender solo de una empresa y a su vez ahorrar dinero en licencias de software.  A los dos años el mismo CEO de Microsoft, Steve Balmer, viajó especialmente a esa ciudad a tratar de convencer a las autoridades de que la migración a otro sistema operativo sería más costosa, cosa que no prosperó y en el 2004 comenzaron las tareas de migración con el desarrollo de una distribución Debian a la que llamaron Limux, que luego en el 2008 debieron de cambiar por la dificultad de configurar nuevo hardware.

Fue en ese entonces que decidieron utilizan Kubuntu, que entre las ventajas evaluadas por las autoridades de Munich se encontraba la facilidad de uso del escritorio KDE, que permitía una adaptación mucho más fácil a los empleados acostumbrados a utilizar el sistema operativo de Microsoft.  En Mayo del 2014 ya habían migrado 15.000 ordenadores, pero el costo de la migración había ascendido a casi 33 millones de dólares.


Hacia fines del 2014, el nuevo intendente de Munich dijo que le gustaría volver a Windows, pero no hicieron nada hasta que a principios del 2016 el intendente solicitó un estudio a varios consultores externos, los cuales llegaron a la conclusión de que los usuarios trabajarían mejor con Windows 10 y la suite de ofimática, Microsoft Office.

Varias fueron las quejas, inclusive de Matthias Kirschner, presidente de la Free Software Foundation Europe, se expresó sobre el asunto:

El Intendente estuvo en contra del software libre desde el comienzo.  Cuando fue electo, el se sintió orgulloso de conseguir que Microsoft mudara sus oficinas a Munich [mudanza que se produjo en Septiembre último].  Hasta ofreció el estudio a Accenture, que es socia de Microsoft.

También comentó que el software (Linux) no fue el problema.  El problema según Kirschner fue la pobre gestión que se hizo durante la migración y “mucha de la insatisfacción con el software está dada por viejas versiones, las cuales no son actualizadas por problemas de organización”.

De acuerdo a ZDnet, la semana que viene se producirá una reunión en la cual se dejaría establecido el retorno a Windows y la fecha de migración de los ordenadores actualmente con Linux, sería para fines del 2020.

No olviden seguirnos y comentar en Facebook y en nuestra revista de Flipboard.