A mi me gusta utilizar las nuevas interfaces por voz que han sacado al mercado masivo. Siri, Cortana, Ok Google, Alexa son los más populares en estos momentos y tienen (relativamente) poco tiempo en el mercado como para considerarlos una alternativa a tocar un dispositivo electrónico. Aunque estamos un poco lejos de una interfaz completamente enfocada a comandos por voz el camino del asistente digital se va pavimentando correctamente y es así que estos asistentes con holgada capacidad de reacción han sido enviados a ser domados por los clientes y usuarios que somos cada uno de nosotros. De cualquier manera falta mucho camino por recorrer pues no son 100% confiables como lo muestra un estudio recién liberado que rescata The Register y que nos llena de dudas.

Si bien el único dispositivo que no puede ser hackeado es aquel que esta desconectado de internet y del mundo, no es un escenario factible para los que vivimos al día conectados perpetuamente a la red de redes. De cualquier manera la seguridad debería ser el principal movimiento de cualquier interfaz, sea por voz o tacto, y la empresa responsable debe velar por mantener dicha interfaz libre de intrusiones no autorizadas. Recién termino este párrafo viene a mi mente una nota donde un conductor de televisión dijo la frase “Alexa, ordena una casa de muñecas” en una emisión nacional causando que los asistentes de voz en muchos hogares compraran dicho juguete de los catálogos de Amazon. Chusco pero cierto, desde otro estado nos obligaron (o a nuestro asistente) a comprar un juguete.

Esto es porque el producto Amazon Echo está configurado para atender la voz de cualquiera que le hable, aunque tiene configuraciones de seguridad para evitar dichos errores no viene configurado de fábrica. No es el mismo caso con Siri, que en cierta forma “aprende” tu patrón de voz y solo responde a tus comandos … la mayoría de la veces y cuando le da la gana entenderte. Cortana es menos selectiva y no se diga de Ok Google que incluso cuando no tienes intención de hablar con el asistente salta desde algún lugar escondido en el cajón de aplicaciones de tu dispositivo Android o Chromebook.

El estudio en cuestión, escrito por Nicholas Carlini, Pratyush Mishra, Tavish Vaidya, Yuankai Zhang, Micah Sherr, Clay Shields, David Wagner y Wenchao Zhou cuenta como utilizando sonidos de bajo espectro y con audio de fondo pueden ser ejecutadas instrucciones con ayuda de los asistentes por voz antes mencionados. En el siguiente video hacen una muestra de dicho potencial:

Si bien no es para alarmarse y desconectar toda interacción por voz, es más bien un llamado a poner mas candados de seguridad a estos dispositivos o más inteligencia al momento de escuchar comandos, pues facilmente podrian hacer algo que realmente no queremos hacer.

El documento se encuentra disponible en PDF aqui, en ingles, y su lectura es recomendada.

Fuente: The Next Web, The Register


No olviden seguirnos y comentar en Facebook.


¿Te gustó? Compartilo con tus amigos!