En un ataque a reportado a nivel mundial, la empresa alemana Deutsche Telekom detectó el intento de instalación de malware en su  infraestructura de comunicación básica: sus routers.  Se presume que el botnet no logró instalarse, pero produjo problemas en el 5% de sus routers. Estos quedaron momentáneamente inutilizados. Para restablecer internet, sólo tuvieron que desconectar los mismos por 30 segundos y reiniciarlos.



Aunque se considera que el ataque no fue exitoso, más de 900.000 hogares quedaron incomunicados. La empresa de telecomunicaciones cuenta con más de 20 millones de clientes. Deutsche Telekom ha desarrollado una actualización de software para sus routers que puedes descargar desde este enlace: www.telekom.de/stoerung.

Esta es una prueba más de que no se necesita una computadora, para ser hackeado. Impresoras, smartwatch, cámaras web, electrodomésticos ( desde heladeras hasta  una cafetera)  que cuentan con conección WiFi son candidatos a alojar de código malicioso. Las fabricantes deberán prestar mucha mas atención a la seguridad de estos elementos. El 21 de octubre pasado, se dió el mayor bloqueo al acceso a internet.  Ataques de denegación de servicio DDoS que provinieron de este tipo de periférico de IoT o (Internet de las Cosas) dejaron paralizada la Costa Este de Estados Unidos.

 

Fuente | Silicon.es Foto: Cortesía Pixabay