Google solo tiene 12 semanas para contestar una acusación de la Comisión Europea por favorecer sus productos por sobre la competencia, tomando ventajas que otras empresas no tienen a través de su sistema operativo Android.

Margrethe Vestager, a cargo de la comisión de Competición de la Comisión Europea declaró que la firma promueve sus apps en forma desleal en terminales Android obligando a los fabricantes de smartphones y operadores de telefonía móvil a instalar sus productos de fábrica, lo que le da una clara ventaja por sobre sus competidores.

Esta acusación se basa en una investigación que comenzó justamente hace un año, en Abril del 2015.

De acuerdo al comunicado de prensa de la Comisión Europea,

La opinión preliminar de la Comisión es que Google ha puesto en marcha una estrategia en los dispositivos móviles para preservar y fortalecer su dominio en la búsqueda de Internet en general. En primer lugar, las prácticas significan que el buscador de Google está pre-instalado y configurado como predeterminado o exclusivo, en la mayoría de los dispositivos Android que se venden en Europa. En segundo lugar, las prácticas parecen cerrar maneras para que los motores de búsqueda rivales accedan al mercado, a través de navegadores móviles y sistemas operativos. Además, también parecen perjudicar a los consumidores por sofocar la competencia y la restricción de la innovación en un espacio móvil más amplio.

La Comisión Europea indica que Google ha violado las normas antimonopolio por lo siguiente,

  • Exigir a los fabricantes pre-instalar la Búsqueda de Google y el navegador Chrome de Google y que tengan que configurar la búsqueda de Google como el servicio de búsqueda por defecto en sus dispositivos, como condición para licenciar ciertas aplicaciones propietarias de Google.
  • Prevenor la venta de los fabricantes de dispositivos móviles inteligentes que incluyen otros sistemas operativos basados en el código de fuente abierta Android.
  • Ofreciendo incentivos financieros a los fabricantes y operadores de redes móviles a condición de que exclusivamente pre-instalen la búsqueda de Google en sus dispositivos.

Entre otras cosas Vestager declaró lo siguiente,

“Un sector de Internet móvil competitivo es cada vez más importante para los consumidores y las empresas de Europa. Sobre la base de nuestra investigación hasta el momento, creemos que el comportamiento de Google niega a los consumidores de una gama más amplia de aplicaciones y servicios móviles y se sitúa en el camino de la innovación por otros jugadores, en incumplimiento de las normas antimonopolio de la UE.  Estas reglas se aplican a todas las empresas activas en Europa. Google tiene ahora la oportunidad de responder a las preocupaciones de la Comisión.

 

Esto para Google podría significar fuertes multas y un cambio grande en su estrategia de negocios a través de sus sistema operativo Android.

Vía | The Guardian



About these ads