El Raspberry Pi es ese micro computador del tamaño de una tarjeta de crédito (8.7cm x 5.6cm x 1.8cm) que anda en boca de todos éstos últimos días. El micro computador es famoso porque permite realizar infinidad de proyectos como computadoras ultra portátiles, consolas de videojuegos, servidores de multimedia para la casa e incluso controladores de dispositivos en la casa con ese bicho llamado El Internet de las Cosas.

El Raspberry Pi ha mutado desde su diseño original en 4 versiones (B+, A, A+, Zero) pero el que se ha definido como el diseño óptimo para la mayoría de los proyectos es el B+ que después se convirtió en Pi 2 y ahora es el Pi 3.

El computador tiene capacidades que quizá comparado con otros tipos de computadoras suena un tanto deficientes pero para el mundo de los micro-computadores son bastantes. Tiene un procesador multinucleo de hasta 1GHz, con hasta 1GB de RAM y una poder gráfico que comparte su memoria de video de lo que sobre de RAM y es configurable por el usuario con un simple menu.

Existen toda esa diversidad de versiones del Raspberry Pi porque ningún proyecto es igual a otro y cada uno tiene sus ventajas sobre otros diseños del mismo pero a inicios de éste mes se liberó la versión 3 de éste micro computador con maravillosas mejoras como WiFi y Bluetooh LE 4.1 (Low Energy) integrado en la placa. En versiones previas se tenía que optar por conectar a uno de los 4 puertos USB adaptadores para tener éstas capacidades pero en ésta ocasión ya están integrados en la placa lo cual trae dos principales ventajas: cero problemas de compatibilidad y un más eficiente consumo de energía.

Todo esto es muy subjetivo cuando hablamos del producto en sí, pero vamos a centrarnos ahora en la versión 3 y hablemos de sus cualidades.

El nuevo Raspberry Pi 3 cuenta con un procesador ARM Cortex-A53 de 64 bits con cuatro núcleos a 1.2GHz que aunque ahora es capaz de procesar instrucciones de 64 bits a diferencia del Raspberry Pi 2 que era de 32 bits, aunque cabe mencionar que el sistema operativo preferido por La Fundación Raspberry Pi, Raspbian, un derivado de GNU/Linux Debian preparado para procesadores ARM por el momento ejecuta en modo de 32 bits. Dijeron que van a preparar Raspbian para ejecutar a 64 bits en un futuro lo cual ayudaría a desempeño del sistema operativo. Este procesador lo hemos visto ya en otros dispositivos y quizá no nos suene familiar pero el Samsung Galaxy Note 4 (SM-N910) tiene cuatro núcleos de éstos procesadores más otros cuatro núcleos en el ARM Cortex-A57 en su configuración Samsung Exynos 5433.

Sin duda el procesador promete a futuro y para ésta computadora de propósito general es suficientemente capaz de ejecutar las tareas del diario. Hay incluso personas que han sustituido sus computadoras de casa por Raspberry Pi 2 conectados a monitores HDMI dada su capacidad de cómputo y su casi nulo consumo de energía (comparado con una computadora tradicional).
Pasando a los cambios importantes desde el Raspberry Pi 2 encontramos la ranura MicroSD que ha cambiado su funcionamiento de ser soportado por resortes para introducir y asegurar así como remover a un diseño que mantiene fija la tarjeta MicroSD por fricción. Esto ahorra en espacio para colocar otros componentes en la placa pero también ayuda a evitar que por razón de un golpe (por ligero que éste sea) la tarjeta MicroSD salga disparada con rumbo desconocido.

Otra mejora a mencionar es la inclusión de un nuevo componente que dota al Raspberry Pi de WiFi 802.11n así como Bluetooh 4.1 Low Energy los cuales vienen acompañados de una impresionantemente diminuta antena. Dado que ambos trabajan en la misma frecuencia de radio comparten la antena para transmitir de manera simutánea.

Aunque incluye mejoras sustanciales, la forma en general del Raspberry Pi no ha variado con respecto a su predecesor. El único cambio evidente es la posición de los LED de operación que tuvieron que ser reacomodados para dar espacio a la antena antes mencionada.

Mantiene sus 40 pines en el GPIO por lo que los HAT existentes seguirán siendo compatibles así como los puertos CSI (Camera Serial Interface) y el DSI (Display Serial Interface). Cuatro puertos USB 2.0 le acompañan así como el conector FastEthernet aunque hubiéramos preferido la inclusión de Gigabit Ethernet pero dado que el puerto está conectado al bus 2.0 de USB la velocidad no sería suficiente para alcanzar las velocidades de Gigabit aunque en un futuro podríamos ver USB 3.0 y obviamente Gigabit Ethernet. HDMI, conector para salida de audio y/o video compuesto (Composite) siguen en la misma posición que en la versión pasada.

En cuanto al consumo de energía es del doble de la versión anterior en momentos de estrés llegando a los 1.34 A por lo que se sigue recomendando una fuente de poder de 5V – 1.5A aunque en nuestras pruebas utilizamos una de 5V 2A y nunca nos dio problemas. También puede operar en bancos de batería y logramos ejecutar él Pi sin problemas de bajo desempeño utilizando una batería de 21,000mAh con una potencia de salida de 2A a 5V.  Aún así mucha gente se ha quejado de que el sobrecalentamiento de ésta versión es absurdo en nuestro caso no vimos ese comportamiento. Obviamente dependiendo de la forma de utilizarlo, los programas ejecutándose o las tareas encomendadas el calentamiento es algo esperado dado que no existe una forma alterna de disipar la temperatura excepto lo ya integrado en el componente pero los documentos oficiales dicen que en circunstancias del diario no debería ser necesario integrar el disipador metálico que muchos están usando.

La inclusión de Bluetooth 4.1 Low Energy en él Pi sin duda ha levantado muchas cejas pues es un paso muy cercano a convertir a éste micro computador en un controlador programable de lo que se conoce como El Internet De Las Cosas (Internet Of Things o IoT). El bajo consumo de energía y adopción universal por parte de los fabricantes permitirá que el Pi pueda “platicar” con otros dispositivos BLE como focos, apagadores, cafeteras, microondas y lavadoras (si, Samsung hizo un par el año pasado) aunque por el momento está restringido para programadores que puedan convertir ésta capacidad en algo gráfico y sencillo de usar para la persona promedio.

Recogimos algunos comentarios respecto al nuevo Raspberry Pi y el consenso general es que es un producto maduro para hacer “gadgets”. Incluso escuchamos que gracias a la inclusión de WiFi y Bluetooth los puertos USB podrían salir sobrando para ciertos entusiastas ya que estos puertos se utilizaban propiamente para conectar adaptadores que dotarán al Pi de éstas capacidades y que ahora ya no es necesario hacerlo. Inclusive para conectar una cámara no es necesario el USB puesto que tiene el puerto CSI y aunque la única cámara compatible es hoy de 5mpx y su calidad es aceptable, la Fundación no tiene planes para realizar una con mayor calidad por el momento.

Otras placas como Arduino, Banana Pi, Beaglebone ya tienen integrado el adaptador para baterías tipo LiPo incluso con circuitos de carga y protección incluidos. Raspberry ha decidido aún que el microUSB es suficiente y aunque se puede alimentar por medio del GPIO se debe tener cuidado de no proveer más de 5V y 1.5A o las consecuencias serían desastrosas.

En mi opinión también considero que es un producto maduro y que la inclusión de WiFi y BT es algo que debió estar en versiones pasadas pero si lo logran llevar al formato A+ o al Zero sería un éxito rotundo para los que somos amantes del IoT. Ojalá el puerto DSI tuviera un uso práctico y así poder dejar libre el GPIO si queremos conectar pantallas por otro medio que no sea HDMI. Aunque existe la pantalla de 7 pulgadas llamada oficialmente “Touchscreen Display for the Raspberry Pi” para algunos proyectos es mejor tener pantallas de menor tamaño. En gustos se rompen géneros pero ojalá otros fabricantes apostarán por implementar ésto en pantallas menores.



About these ads