Hoy en Washington D.C., científicos del LIGO (Laser Interforce Gravitational-wave Observatory) revelaron que por primera vez detectaron Ondas Gravitacionales que son una consecuencia de la teoría de la relatividad formulada hace 100 años por Albert Einstein.

Las ondas gravitacionales son ondulaciones del espacio-tiempo producidas por un cuerpo masivo acelerado y se transmiten a la velocidad de la luz.  Por más de 50 años se efectuaron distintas pruebas y experimentos para detectar este tipo de ondas, pero nunca lo habían logrado hasta ahora.

Estas ondas gravitacionales fueron producidas en los últimos momentos de la colisión de dos agujeros negros que se fusionaron.  Las ondas arribaron en la mañana del 14 de Septiembre del 2015 y fueron detectadas por los dos detectores de LIGO que se encuentran en Washington y Louisiana, respectivamente.  La porción más intensa de la señal solo duró 0,2 segundos.

colisión-agujeros-negros-nasa

Arte fusión de dos agujeros negros cortesía NASA

De acuerdo a las señales detectadas, los científicos de LIGO estiman que el evento que generó la ondas se produjo hace aproximadamente 1.300 millones de años y fue producto de la colisión de dos agujeros negros, uno que tiene 29 veces la masa del sol y el segundo más grande, con 36 veces.  Cuando se produjo la colisión, el equivalente a 3 masas del sol se convirtió en energía, la cual se liberó en forma de ondas gravitacionales.

Al realizar el anuncio el Director ejecutivo del Observatorio, David Reize, dijo con entusiasmo “hemos detectado las ondas gravitacionales. Lo hicimos” y luego agregó que “Lo que es realmente emocionante es lo que viene ahora“.

Imagen de portada cortesía C. Henze/NASA Ames Research Center

About these ads