nissan-vehiculo-autonomo-seensors-cameras-radar

Imagen cortesía Nissan

Los vehículos autónomos han llegado para quedarse, no hay duda de eso. La cuestión es que cambiarán muchos paradigmas, cambios para los que la generación actual aun no está del todo lista. Uno de estos tiene que ver con el tiempo de conducción, pues me pongo a pensar: si ya no voy a manejar yo que voy a hacer, con el tiempo que tarde en llegar a destino, ¿qué voy a hacer?



Si, sé que faltan varios años para que esto suceda, pero tengo la esperanza de que alcanzaré a ver dicha tecnología. En principio podría pensar que haría lo mismo que hago cuando viajo en camión, lo cual es dormir, pero una vez que lo pienso bien considero que no podría hacerlo. La razón es básicamente de confiabilidad, porque no tengo idea de cuanto me tomaría adaptarme a viajar en un vehículo que se maneja solo.

google-vehiculo-autonomo

Imagen cortesía Google

Y supongo que al principio será así para todos: iremos a la expectativa de todo, y solo cuando hayamos realizado varios viajes en un coche autónomo, comenzaremos a confiar en dicha tecnología, siempre y cuando no tengamos un percance prematuro, lo cual podría disminuir nuestra confiabilidad. Pero bueno, suponiendo que nos subamos con la plena confianza de que nos llevará a destino, ¿qué es lo que haría mientras tanto?

Por supuesto todo va a depender del tiempo de viaje. En lo personal me pondría a revisar redes sociales y noticias, ver vídeos, escuchar podcasts y leer algún libro. Es decir, si considero que lo vehículos autónomos nos brindarán más tiempo, que dependerá de cada uno saber aprovechar o no. Para mi incluso diez minutos son más que suficientes, pues revisaría el email antes de llegar a la oficina.

Incluso podría utilizar el tiempo dentro de un vehículo autónomo para hacer llamadas, por lo que de cierta manera considero que me volvería más productivo. Esto lo digo porque paso buena parte de mi mañana en una camioneta, moviéndome a distintos puntos, que aunque no muy lejanos, si requieren traslados de 10 a 30 minutos. Algunas veces aprovecho para llamar, pero no suelo hacerlo, pues al final de cuentas es una distracción, por lo que si el auto se manejara solo, me sería de mucha utilidad.