pesaro-italia-wikipedia



Si bien nos gusta el Open Source, debemos reconocer que no siempre funciona en favor del bolsillo del usuario. Un ejemplo claro de esto lo tenemos en la Municipalidad de Pesaro, una ciudad italiana que en el 2011 decidió dejar de usar Microsoft Office para reemplazarlo con la suite de oficina OpenOffice.

Luego de 3 años de uso no solo  el entrenamiento de los usuarios tuvo su costo, también surgieron otros problemas que significaron costos extras, que el municipio no calculó en su momento, lo que casi triplicó los costos que tenían antes de implementar OpenOffice.

De acuerdo a Stefano Bruscoli, jefe de la oficina de Estadísticas y IT de la municipalidad,

Nos encontramos con varios obstáculos y disfunciones en torno al uso de características específicas. Es más, debido a la imposibilidad de sustituir Access y en parte Excel (varias macros utilizadas en decenas de archivos), decidimos que teníamos que mantener una solución híbrida, utilizando los dos sistemas al mismo tiempo. Esta mezcla ha sido devastadora.

Además cientos de empleados de la ciudad perdían casi 15 minutos al día tratando de solucionar los problemas propios de la compatibilidad entre Microsoft Office y OpenOffice, lo que en definitiva resultó en miles de horas de trabajo desperdiciadas en el tiempo que utilizaron OpenOffice.

Finalmente las autoridades decidieron que debían tomar una medida drástica ya que los costos de desplegar y usar OpenOffice terminaron siendo mucho mayores de lo que esperaban.  Por lo que finalmente en el 2014 y luego de estudiar profundamente la situación, decidieron volver a Microsoft Office.

De acuerdo a la municipalidad con OpenOffice los gastos anuales por usuario fueron estimados en más de 500 euros, una suma mucho más alta que la suma que obtuvieron al volver a Microsoft Office, la cual se redujo a menos de 200 euros por usuario.  Monto que piensan reducir más con el uso de Yamer y Skype, lo que los llevará a gastar solo 112 euros por usuario aproximadamente.

Claro, esto no es una constante, pero ya se ha visto en otras oportunidades que si no se estudia bien el terreno, la implementación de software open source y el posterior uso, a veces termina costando más que el mismo software comercial.  Este de la ciudad de Pesaro es un ejemplo claro de ello.

 

Vía | ZDNet

Imagen de Pesaro cc Florian Prischl