Foto de Mariel García M - @faeriedevilish

Foto de Mariel García M – @faeriedevilish

El término desigualdad e inequidad son tan actuales que los medios se han encargado de otorgarles preponderancia pero mirando siempre hacia arriba, al poder y las grandes empresas productoras de la tecnología.



Sin embargo estas nuevas divisiones digitales no son para nada nuevas. Al igual que en sus orígenes pareciera ser que las cuestiones primordiales giran en torno poder social, el acceso a la información y las capacidades de acceso.

En una entrevista para Periodismo Ciudano, Indira Cornelio, líder del Proyecto Infoactivismo reconoce el rol de los infoactivistas para utilizar “información, argumentos y tecnologías para generar un cambio en su entorno”, particularmente el latinoamericano.

Este nuevo rol “está transformando los medios de comunicación de varias formas por ejemplo: en el momento en que todxs podíamos ser prosumidores (consumidores y productores también de contenidos) generando más historias y agendas alternativas a las que los medios de comunicación proponen, aumentando la necesidad de tener medios de verificación de contenidos y también acercando las causas sociales a poblaciones nuevas que están presentes en medios que nos acercan y que de otra manera no llegarían a participar.”

Estas prácticas y experiencias a pesar de encaminarse a soluciones locales como el caso paraguayo con Pyrawebs, se ven opacados por lo que se hace en centros de excelencia como el MIT Media Lab., por ejemplo.

Elaine Díaz Rodríguez es una periodista cubana, con pasantía en una de las Ivy League en Cambridge, y partir de sus experiencias, critica los proyectos que nacen y se difunden desde ahí. “Estos proyectos son “gratis”. Están donando tiempo y neuronas para resolver problemas del periodismo y generalmente vienen con soluciones increíblemente buenas pero ancladas en una situación económica/lugar…” ¿Qué hacemos con los países en desventaja?

Hay que establecer que una cosa es el intento de romper la brecha digital y otro el esfuerzo para promover el uso estratégico de los medios digitales y de tácticas entre infoactivistas en latinoamérica. Se requiere ir más allá del acceso a internet y la propiedad de una computadora.

Cerca del 70% de los usuarios de teléfonos móviles están en los países en desarrollo, fundamentalmente en el Sur, de acuerdo con la Unión Internacional de Telecomunicaciones. Lo que quiere decir que los teléfonos móviles son la primera tecnología de telecomunicaciones de la historia en tener más usuarios en el mundo en desarrollo que en el primer mundo.

“A diferencia de internet, la tecnología móvil no está obstaculizada por las bajas velocidades de banda ancha o cortes de electricidad y puede ser utilizada por quienes no saben leer ni escribir”, escribe Danica Radovanovic en Global Voices.

A pesar de estas experiencias, la interconectividad sigue siendo un lujo para pocos. Pues si bien hoy por hoy no es necesario una computadora sino un smartphone para comunicarnos, estos dispositivos son utilizados de diferente manera, dependiendo en qué país usted se encuentre.

Mientras en Norteamérica y Europa es un reeplazo de la acostumbarda portátil, en los países de Africa y Latinoamérica estos mismos dispositivos son utilizados primordialmente para mensajería instantánea. Los así llamados infoactivistas aprovechan esos espacios para promover la participación ciudadana desde su propio espectro.

Usted también puede convertirse en un infoactivista.