free-wifi-zone



Muchas personas apagan su WiFi por las noches con la idea de que así dicha radiación no les afectará; si tú lo haces olvídalo, han demostrado que no es dañino.

El WiFi es un tipo de onda de radiación electromagnética, pero como este término lleva la palabra radiación, la cual asociamos generalmente con cosas nucleares, entonces durante mucho tiempo se forjó el mito de que había que apagarlo por las noches, para que no fuese nocivo para nuestra salud durante dicho período. Ahora ese mito ha quedado superado científicamente.

Un equipo de investigadores españoles han llevado a cabo un estudio durante 4 años, y la conclusión resumida es: la radiación media recibida es la equivalente a la que recibiríamos de una bombilla de 100 watts a 1 kilómetro de distancia. Dicho de otra manera: no hay peligro alguno si te duermes con el celular bajo la almohada, con el WiFi encendido.

Es curioso que la idea de que la telefonía móvil y el WiFi son nocivos para la salud esté tan extendida, cuando nunca se ha presentado alguna prueba científica que avale dicha afirmación. A pesar de esto en muchos lugares se han suscitado movimientos sociales para erradicar dichas tecnologías de las escuelas. Cambiar esta mentalidad va a requerir más de un estudio científico.

Los investigadores trabajaron con 75 personas de Albacete, quienes durante el tiempo de la investigación portaron medidores especiales, con los cuales se realizaron 8,640 registros por cada voluntario, sumando un total de 13 millones de datos con los cuales los expertos tuvieron que trabajar.

Curiosamente la radiación más alta proviene de una tecnología que lleva con nosotros más de un siglo y a la cual nadie le hace revuelo: la radio FM. Estas ondas de radio alcanzan 0.0001 watts por metro cuadrado, que es una cifra que está mil veces por debajo del límite legal. Las diferentes bandas de telefonía rondan entre 0,00004 y 0,00001304 watts por metro cuadrado. Así que no, no apagues el WiFi si no quieres, que no pasa nada.

Vía | ABC

Imagen Erin Pettigrew