kim-jong-un-flickr



Luego de ser acusado por el FBI como el responsable detrás del ataque y robo de información de los servidores de Sony Pictures, además de la publicación de parte de los datos privados robados de esa empresa, que entre otras cosas provocó que Sony cancelara el estreno de la película The Interview, el gobierno de Corea del Norte sigue negando su participación en este acto criminal y ahora demanda una investigación en conjunto con el gobierno de los Estados Unidos.

La demanda de ese gobierno también viene acompañada de amenazas que indican que si Washington se niega a colaborar en una investigación y continua culpándolos, habrá graves consecuencias.

La Agencia Central de Noticias Coreana, agencia de propaganda del gobierno de Corea del Norte, entre otras cosas indica lo siguiente,

“Sin recurrir a torturas como fueron utilizadas por la CIA, tenemos medios para probar que este incidente no tiene nada que ver con nosotros.”

Ayer el presidente Obama declaró que “no podemos tener una sociedad en la que algún dictador en algún lugar puede empezar a imponer censura“. También y en clara amenaza al gobierno coreano dijo,

“vamos a responder, les responderemos en forma proporcional, y en el lugar y hora que elijamos.”

Imagen Zennie Abraham