Jennifer Lawrence,  una de las varias víctimas de hacking y de las más admiradas en la red. Foto: fanpop.com

Jennifer Lawrence, una de las varias víctimas de hacking y de las más admiradas en la red. Foto: fanpop.com

En los EE.UU. a diferencia de otros países se celebra el Día del Trabajo en septiembre, el primero de ese mes para ser precisos. Este año sin embargo vino antecedido de un escándalo que tiene que ver con tecnología, seguridad, privacidad y poder en la era digital.



Para los que aún lo desconocen se refiere al robo de un centenar de fotografías en traje de Adán y Eva de varias celebridades. Sin aún conocer al autor intelectual, las fotos primero aparecieron en la red 4Chan. De ahí se transmitieron a Reddit. Y de ahí pasaron al resto del Internet.

En la misma era digital todos tenemos derecho a la privacidad. Las mismas celebridades incluidas.

Es un tema que debe preocuparle porque incluso si usted no se ha tomado fotografías sin ninguna ropa (lo que para al menos la mitad de norteamericanos es vida normal), posiblemente si no utiliza iCloud, ahora mismo usted tiene gran cantidad de información personal en su celular, su cuenta de correo electrónico y sus cuentas en las redes sociales.

No ofreceré ni siquiera enlaces a esas fotos. No estoy siendo hipócrita. Pero Geeksroom merece algo mejor que eso.

Si alguna vez siquiera pensó en que su privacidad está siendo violada por políticas de recolección de metadata, vigilancia en masa o el mismo Facebook socavando la información que usted mismo le ofrece, entonces pare de buscar por esas fotos. Si realmente busca ese tipo de imágenes, existen sitios específicos para el efecto.

Salvaguardando su privacidad cuando de celulares se trata

No existe modo de privacidad en ningún celular. Y toda su información y metadata está expuestas en un solo lugar para beneficio de las autoridades del gobierno e inescrupulosos como los hackers.

La solución más inmediata es –tal y conforme lo recomienda la gente de Apple, quienes definitivamente han negado que sea una falla en su iCloud, es utilizar una clave fuerte y única que no utilice en otras cuentas. Responder a las preguntas de seguridad con variadas y aleatorias respuestas; y, aplicar la doble autenticación.

Tenga al menos dos correos electrónicos. Uno para todas sus actividades, excepto aquellas sensitivas como cuentas de banco, tarjetas de crédito, almacenamiento en la nube, para las cuales deberá crear otra cuenta menos obvia y diseminada.

En el caso de los celulares es recomendable si quiere permanecer un poco más anónimo, poseer una segunda línea con un alias que proteja su verdadera identidad. ¿Se ha preguntado por qué los miembros de los carteles utilizan múltiples teléfonos?

Pero sobre todo evite a toda costa elegir como clave la palabra ‘password’ en ninguna de sus variaciones. Y no utilice la misma contraseña para todos los servicios que utiliza.

La línea oscura entre privacidad y censura en la red

Las víctimas en este caso han dejado muy claro que nunca autorizaron la publicación de tales fotos. Han sido víctimas de los hackers. A pesar de esto, ni 4Chan, ni Reddit han removido las fotos de sus servidores.

¿Por qué en otras circunstancias un sitio recibe un cese y desista? Es imposible sin embargo conseguir que se borren fotos robadas de personas desnudas. Si con base en Norteamérica, Reddit y 4Chan deben defenderse, argumentarían el beneficio de la Primera Enmienda, entonces ellos ganarían porque se trataría de un caso de libertad de expresión.

No deben siquiera defenderse. La Sección 230, de la Ley de Decencia en las Comunicaciones de 1996, les permite publicar estas fotos de manera legal.

La Sección 230, de acuerdo con Emily Bazelon, Becaria de la Escuela de Leyes en Yale, significa que los proveedores de Internet y muchos sitios web que permiten a sus usuarios publicar por sí mismos, no son responsables por los contenidos que los usuarios publican, incluso si son difamatorios, o invaden la privacidad. No tienen que monitorear fotos pornográficas y no necesitan removerlas cuando el agraviado remite una queja.

Ahora piense usted de su reacción si aquellas fotos fueran las suyas, de su hija, esposa o hermana. ¿No desearía demandar en Corte a esos sitios web que se niegan a remover dichas fotografías?

En época de ‘revenge porn‘ la ley necesita modificarse inmediatamente. El público no tiene ningún interés legítimo en mirar las fotos de alguien al desnudo sin el consentimiento de esa persona. No interesa si son celebridades o no. Cuando de pornografía involuntaria se trate, los derechos de privacidad de una persona fácilmente allanan a aquellos del público para ver y conocer.

Google y su propia censura.

Hay mucha tela que cortar en esto. Y Google también puede hacer algo al respecto. Puede desacreditar y por tanto enterrar en sus búsquedas la pornografía involuntaria o los casos de revenge porn así legítimamente denunciados. Solo Google puede escoger qué contenidos promocionar y cuáles degradar.

El problema es que debe existir motivación financiera o legal para movernos en estas arenas. Cuando los sitios web conozcan que serán bombardeados con demandas que llegarían a perder, solo entonces van a remover esas fotos.

El desenlace de esta crónica que empezó hace ya una semana le envía un mensaje muy claro a las mujeres. En propias palabras de la feminista Roxane Gay: No importa quién usted sea o qué haya conseguido en la vida, un desnudo de su cuerpo siempre puede ser utilizado como una arma en su contra. El desnudo de su cuerpo siempre puede ser utilizado para su vergüenza y humillación.

Si al terminar de leer esta nota aún se siente defraudado por no haber encontrado ninguna foto de las que buscaba, tiene que prometerse a usted mismo y al Internet que nunca se volverá a quejar de las políticas de almacenamiento de datos, vigilancia en masa de la NSA, o ningún tema de esos. Nunca más.