Foto de Jessica Lehrman en Flickr

Foto de Jessica Lehrman en Flickr

El rol del periodista es proveer contexto para que las salas de redacción decidan de manera informada acerca del contenido que llegará a los lectores y que por supuesto nunca está libre de riesgos de error.



La disciplina de la validación –aunque muchos prefieren llamarle verificación, es lo que separa al periodismo del entretenimiento, la propaganda, la ficción, o el arte. Y para la rama del periodismo de academia, a los blogueros.

Un periodista en ejercicio de su profesión, nunca agrega cualquier cosa que le parece a una historia. No engaña a la audiencia. Aunque muchos periodistas fallan al no decir nada sobre sus métodos, motivos o fuentes. Hace ejercicio de humildad y su trabajo es, o debe ser original.

Desafortunadamente ni siquiera los periodistas tienen un procedimiento delimitado y único para validar sus notas, según la referencia a un estudio analizado por Craig Silverman, en Poynter.org. Ni siquiera organizaciones de noticias establecidas tienen un formato definido.

Las principales agencias de noticias tienen sus propios recursos. En el mismo artículo citado, usted leerá sobre los procedimientos de verificación en Storyful, la BBC, AP e iReport de la CNN.

La veracidad de lo que leemos en los blogs no corporativos

A pesar de la amplia discusión en torno a si un bloguero es un periodista –lo cual por supuesto no es cierto, existe muy poco que distinga a un buen bloguero de un buen periodista, y la línea divisoria entre los dos es confusa en el mejor de los casos.

Un bloguero puede incluir un poco más de análisis en un post que lo que un periodista hace en un artículo de noticias. Sin embargo cuando un bloguero sigue la pista de sus fuentes, hace reportajes de investigación, y presenta los hechos con claridad y de manera justa, eso se llama periodismo, así de simple.

La calidad y el estilo de escribir de un bloguero puede acercarse, o incluso superar al de los medios de comunicación tradicionales, escribe Jacob Friedman, en TNW.

El trabajo de validación de la información entre los blogueros y los periodistas ciudadanos

Hace tan solo unos días en mi columna de opinión en Latino Street Newspaper, recomendaba a mis lectores no creer ni en todo lo que ven en la noticias, ni en todo lo que leen. La razón es muy sencilla: Solo los medios que defienden sus intereses son aquellos a quienes debe leer, apoyar y creer. No todos estarán de acuerdo conmigo. Pero las corporaciones noticiosas son un negocio que necesita vender. Vender noticias, hoy primordialmente online.

Por ello los blogs tienen su espacio siempre y cuando no sea de los ‘copia y pega’, los que repiten o solo traducen notas de los grandes medios, o de cuyos blogueros que se creen ser expertos. Mea culpa. En el proceso también lo he hecho. Hoy trato de evitarlo.

Anabel Sánchez Sierra en Periodismo Ciudadano ha elaborado una lista de “5 herramientas imprescindibles para la verificación de contenido generado por ciudadanos” que recomendamos para blogueros interesados en crecer y desarrollar su presencia en el Internet enarbolando aquello de que en la red el contenido es el que manda o es el rey.

Recuerde que al no tener editores, para los periodistas ciudadanos incluidos los blogueros, la validación (o el veto para cada caso) del contenido debe ser primordial. He aquí algunas herramientas para conseguirlo:

Herramientas que todo bloguero ciberciudadano debe entender

1. StopFake.org Diríjase a la sección ‘cómo identificar un fake‘, donde cualquier persona puede aprender a detectar los posibles casos de distorsión informativa. Está traducido al inglés de fuente rusa. Necesitará ayuda cuando menos de Google Translate.

2. Reddit. Más de tres millones de ‘redditores’ contribuyen a verificar la información. Un ejemplo, como lo cita Sánchez Sierra, es la contrastación de lo que han dicho los políticos norteamericanos.

3. Snoopes.com Los ‘detectives del rumor‘ ya han superado los reportes sobre leyendas urbanas. Hoy ofrecen tres categorías para clasificar las informaciones que reciben: “ciertas”, “falsas”, “dudosas” e “imposibles de verificar”. Para cada categoría se declara el tipo de fuentes que se utilizaron para el contraste.

4. SwiftRiver. Un proyecto OER de Ushahidi. Esta herramienta permite depurar y verificar casi en tiempo real la información obtenida en los medios sociales mediante lo que se conoce como crowdsourcing. Su propia aplicación parece aún no estar funcionando pero muy útil en emergencias y desastres sirviendo como base de datos para FirstToSee.

5. AIDR. Otra herramienta de código abierto que significa Inteligencia Artificial para la Respuesta a Desastres. Desarrollada y en proceso de mejoría para trabajar específicamente con Twitter. Donde voluntarios (Collector, Trainer y Tagger) se encargan de filtrar tuits y hashtags para construir otras más relevantes y así re-distribuir información urgente.

Solo a futuro y con la ayuda de los expertos en código abierto es que se planea incorporar Facebook y los mensajes de texto.

Para seguir en la búsqueda de cómo hacer mejor su trabajo como bloguero y de cómo validar o rechazar la información que publica es importante que las notas en periodismociudadano.com o familiarizarse con la Guía de Verificación de Contendios Digitales.