Kindness - Foto de la usuaria Maigh on Flickr

Kindness – Foto de la usuaria Maigh on Flickr

Mil una vez se ha escrito que las redes sociales son de carácter público y que cualesquier cosa que hagas, publiques o digas en estos medios puede ser utilizado en tu contra.



Sin embargo, ¿qué haces cuando descubres que la persona con quien has debido desnudarte en el sentido estricto de la palabra empieza a seguir tus tuis? Lo bloqueas, le permites seguirte o simplemente le devuelves el favor y también empiezas a seguirlo.

Ese es el dilema de una profesora del Departamento de Comunicaciones en el Instituto de Tecnología de Rochester en Nueva York, Hinda Mandell . Después de narrar su historia y de escuchar a su esposo que eso era una violación a su privacidad, ella escribe sobre códigos de ética, entre otras cosas.

Como advertencia estos hechos obedecen a la realidad estadounidense pero deben observarse en otros lugares igualmente. Ese es nuestro interés.

Respecto a la relación médico-paciente en los medios sociales, la Asociación Médica Norteamericana recomienda: Si los médicos interactúan con los pacientes a través del Internet, los médicos deben mantener los límites apropiados de la relación médico-paciente, de acuerdo con las normas éticas profesionales, tal como lo harían en cualquier otro contexto.

La pregunta es qué hay escrito en los códigos de ética de los Colegios de Médicos de nuestros países. Esa es tarea subsiguiente de los interesados en cada país y región.

La periodista reporta de dos casos sobresalientes sobre observaciones de la relación profesional entre su médico y usted, como paciente. La primera que refiere al cardiólogo neoyorquino Michael Katz, quien asegura que “aunque yo nunca viole intencionalmente la privacidad de un paciente, Twitter es un foro público, y me gustaría evitar incluso la percepción de una discusión pública sobre la información privada.”

Las políticas sobre social media de la Clínica Mayo son escuetas pero muy claras: “No mienta. No sea impertinente. No haga trampa. No se puede borrar. No robe. No revele.”

En ese marco intentamos traducir las sugerencias para los profesionales de la medicina, particularmente aquellos con perfiles en las redes sociales. Hinda Mandell, recomienda:

1. Coloque un letrero en su área de recepción que establezca la política respecto a los medios sociales en relación a su práctica médica. Esto hará que su práctica médica tenga una política, y preventivamente evitará situaciones incómodas con sus pacientes en las redes sociales.

2. Contrate o asesórese con un profesional de comunicación social, si tiene que hacerlo, pero identifique las reglas de medios sociales que se adapten a su misión.

¿Ha vivido experiencias en las cuales un profesional que conoce de su vida privada ha decidio seguir al menos uno de sus perfiles el las redes sociales? ¿Cuál ha sido su reacción?