frederic-jacobs-ios-8-mac-address



iOS 8 ha obtenido una victoria para la privacidad usuarios, que ninguno de los responsables de marketing esperaba y los ha tomado con la guardia baja, especialmente a los que se dedican al seguimiento de geolocalización.

Esto tiene que ver con la dirección MAC utilizada para identificar dispositivos en una red. Ahora con iOS 8, cuando los dispositivos buscan por una conexión, asigna una dirección en forma aleatoria, lo que cubre cualquier rastro del dispositivo real.

Como bien comentan en The Verge, existe toda una industria que se dedica a seguir clientes a través de redes WiFi, como bien reportó el New York Times en su oportunidad, indicando que varias tiendas habían probado ese sistema de seguimiento, que conecta automáticamente cualquier smartphone que esté dentro del alcance de su red WiFi y le ofrece data de quién ingresa a su tienda.

Ahora con iOS 8 eso no será posible y este sistema de seguimiento, al menos con los usuarios de esta nueva versión del sistema operativo móvil de Apple, no servirá de nada.