Choppy Waters (Michigan Lake) de Tom Gill en Flickr

Choppy Waters (Michigan Lake) de Tom Gill en Flickr

Desde gente importante a los empleados de oficina, la gente en todos los ámbitos creen que ir a dar un paseo ayuda a trabajar con las ideas y ahora investigadores vinculados a la Universidad de Stanford dicen que estirar las piernas le da a uno un impulso mental.



La investigación publicada en Journal of Experimental Psychology: Learning, Memory, and Cognition por Marily Oppezzo, un estudiante de doctorado en psicología educativa, junto a Daniel Schwartz, profesor en la Escuela de Posgrado en Educación de Stanford concluyen que el pensamiento creativo mejora mientras que una persona está caminando, incluso inmediatamente de eso.

El acto de caminar en sí , y no el medio ambiente, es el factor principal.

En los cuatro experimentos con 176 estudiantes de la misma universidad se utilizó el Test de Pensamiento Divergente para evaluar respuestas. Pensamiento Divergente es un proceso de pensamiento o método utilizado para generar ideas creativas mediante la exploración de muchas soluciones posibles. La prueba muestra fueron aquellos sentados.

La concentración no se ve influida

Existen otras investigaciones de cómo el ejercicio aeróbico protege en general la función cognitiva a largo plazo, pero hasta ahora, no existía un estudio que examinara específicamente el efecto de caminar no aeróbico en la generación creativa simultánea de nuevas ideas en comparación con permanecer inmóvil mientras uno está sentado.

Mientras que el estudio demostró que caminar beneficia la generación creativa de ideas (elemento divergente del pensamiento creativo), este no tuvo un efecto positivo en el tipo de pensamiento de concentración (elemento convergente) necesario para respuestas correctas individuales.

Esto no quiere decir que todas las tareas en el trabajo se deben hacer a la vez que camina, pero los que requieren una perspectiva nueva o nuevas ideas se beneficiarían mucho de ello, dijo Oppezzo ahora profesor adjunto de la Universidad de Santa Clara. 

Los investigadores dijeron que no tienen una explicación del por qué caminar puede traer estos beneficios en la creatividad. No está claro si otras formas de actividad física de baja intensidad, o una tarea familiar cómoda como tejer, tendrían el mismo efecto sobre la mente.

Pensadores o caminadores

En la vida real existen algunos buenos ejemplos.  Músicos como Pyotr Ilich Tchaikovsky caminaba dos horas diarias sin importar el clima y Ludwig van Beethoven regularmente daba un paseo a paso ligero después del almuerzo.

Al novelista  Charles Dickens le fascinaba caminar. El filósofo Søren Kierkegaard escribió una vez: “He caminado yo mismo dentro mis mejores pensamientos.” Incluso el rígido vivir de Charles Darwin  al final de sus días incluía tres caminatas cortas.

En nuestro medios destacan Steve Jobs y Mark Zuckerberg quienes frecuentemente caminan al hacer sus exposiciones. ¿Usted lo hace?

Este estudio es otra justificación para la integración de períodos de actividad física durante el día  ya sea en el recreo en la escuela o convertir una reunión de trabajo en una caminata. Estaríamos no solo más saludables, pero más innovadores al mismo tiempo.

Via: Stanford News