Ed Houben



¿Una nota de este tipo en GeeksRoom? ¿Por qué no? Si ha estado en los más grandes medios y no pasa de llamar tanto la atención como estos dos casos ocurridos así mismo esta semana en los EE. UU.: La mujer que supuestamente desnuda fue a visitar a su esposo en la cárcel , y este joven que por ser homosexual se le estaba negando la oportunidad que su perfil repose en los archivos de su colegio.

La historia de Ed Houben no es nueva.  El holandés radicado en Maastricht está haciendo historia por los servicios que ofrece.  Personalmente y de forma natural dona esperma y así recorre el mundo en la ayuda de parejas (homosexuales y heterosexuales) que no pueden tener hijos por cuestiones médicas.

Al momento –esta nota solo es una actualización a historias anteriores donde se lo comparaba con otro donante con similares características en la Gran Betraña,  ya es padre biológico de 98 niños. Bouden usualmente visita a las familias que lo contactan en su sitio web  para verificar si el domicilio es acogedor y positivo tal que un niño pueda sentirse amado.

Solo luego acepta convertirse en donante de semen y arregla el papeleo consiguiente. El servicio es gratuito. Pero él sigue siendo el padre biológico de los niños para lo cual lleva estricto control en la computadora de su casa.

A medida que los niños crecen, van desarrollando su propia relación con el donante, o pueden no hacerlo, todo depende de los padres; pero ellos siempre sabrán de dónde vienen. La iniciativa actual es que los padres lo visiten dos veces al año.

Como es ilegal vender esperma en Europa (Canadá igualmente) sus servicios solo se producen a través de Internet pero ha servido a parejas en Australia, Israel, Reino Unido, Alemania, Italia, Luxemburgo, Bélgica y Holanda  por supuesto. El récord de 98 hijos es en el transcurso de 12 años. Al principio donaba al  banco de esperma.  Su hijo mayor ahora tiene 9, mientras que el más jóven es una recién nacida.

El holandés acepta que su método pude ser controversial especialmente para los católicos.  Y puede llegar a ser muy difícil para los esposos igualmente. Pero relata una historia que justifica sus medios:

Una pareja de Bielorrusia tuvo que conducir  1.000 millas para visitarlo, cada mes durante tres meses.  Ellos habían estado tratando durante 15 años en  clínicas, habían gastado todos sus ahorros. Los médicos siempre les dijeron “que todo iba a salir bien, que funcionaría “. Nunca funcionó. Por lo general, probablemente funciona pero para ellos no ocurrió. Ellos ahora tienen un bebé.  Para este esposo, esos sentimientos de “ooh hay un extraño durmiendo con mi esposa”, simplemente no existen.

Y con una tasa de éxito del 80 por ciento, los pequeños nadadores de Houben son una propiedad muy valiosa. Un análisis del semen, también conocido como espermiograma, revela que está sentado cómodamente sobre 100 millones de espermatozoides. Cualquier valor menor a  los 20 millones, significa que quien los aloja “no es un buen prospecto.”

Houben sigue soltero (pero tiene novia hispana, ojo) y se reúne con mujeres buscando sus servicios unas 10-15 por mes, probando que la frecuencia no disminuye la producción de esperma como se creía. El 80 por ciento del tiempo tiene éxito en sus intentos.

SpermaSpender.de. a parte de su propio sitio web es otro lugar que Houben utiliza para conectarse con las mujeres que no pueden concebir. Es un sitio solo para mujeres y donantes.

Los beneficiarios deben firmar documentos renunciado al soporte de manutención. Documento que en manos de un buen abogado será insuficiente. “Si yo fuera un millonario, los mantendría a todos, pero no los soy”, dice Houben.

Pero, ¿cómo Houben se desconecta de las emociones propias de la paternidad?

“Trato de mantener mis emociones fuera de esto tanto como sea posible. Tienes que encontrar un equilibrio de tener estos sentimientos de ser muchas veces papá, sino también que es inútil preocuparse por eso porque eso no es lo que le prometiste a los padres “.

Via: News.com.au